Reportajes

El voluntariado en Proyecto Hombre Alicante


voluntariadoProyecto Hombre Alicante considera el voluntariado como una pieza clave para el sostenimiento de esta organización. Parte de este voluntariado (en torno a un 15-20%) está compuesto, además, por antiguos usuarios del centro. No obstante, en el caso de los antiguos usuarios, tiene que transcurrir un periodo de dos o tres años después de haber sido alta terapéutica para poder desempeñar esta actividad (salvo en algunos casos excepcionales), tiempo prudencial suficiente para que la persona rehabilitada haya tenido tiempo de llevar una vida diferente a la que tenía antes de ingresar en el centro. A continuación, repasamos tres experiencias de voluntariado en Proyecto Hombre.

Virginia Hurtado es educadora social y Proyecto Hombre Alicante es su primera experiencia como voluntaria. Además del enriquecimiento personal que ha supuesto para Hurtado esta experiencia, su voluntariado en este centro se ha visto culminada al ser contratada por la organización.

Pregunta. ¿Cómo empezó a ser voluntaria de Proyecto Hombre Alicante?

Respuesta. Yo empecé de voluntaria hace tres años. Comencé la carrera de educadora social y, de alguna manera, quería conocer con qué colectivos iba a trabajar. De lo que había en ese momento los que más rápidos me llamaron fue Proyecto hombre. Y como todos los voluntarios, empecé cogiendo el teléfono, me quedaba aquí en la Comunidad  Terapéutica Residencial a ratos, sobre todo cuando había reuniones y estaba con los usuarios. Y luego a los seis o siete meses había un programa que se llamaba Las Olas y empecé a colaborar en él, a hacer talleres de habilidades sociales y me enganchó. Luego fue incapaz de dejármelo porque mi idea era tener una experiencia de voluntariado diferente en cada año que duraba la carrera.

voluntariadoProyecto Hombre Alicante considera el voluntariado como una pieza clave para el sostenimiento de esta organización. Parte de este voluntariado (en torno a un 15-20%) está compuesto, además, por antiguos usuarios del centro. No obstante, en el caso de los antiguos usuarios, tiene que transcurrir un periodo de dos o tres años después de haber sido alta terapéutica para poder desempeñar esta actividad (salvo en algunos casos excepcionales), tiempo prudencial suficiente para que la persona rehabilitada haya tenido tiempo de llevar una vida diferente a la que tenía antes de ingresar en el centro. A continuación, repasamos tres experiencias de voluntariado en Proyecto Hombre.

Virginia Hurtado es educadora social y Proyecto Hombre Alicante es su primera experiencia como voluntaria. Además del enriquecimiento personal que ha supuesto para Hurtado esta experiencia, su voluntariado en este centro se ha visto culminada al ser contratada por la organización.

Pregunta. ¿Cómo empezó a ser voluntaria de Proyecto Hombre Alicante?

Respuesta. Yo empecé de voluntaria hace tres años. Comencé la carrera de educadora social y, de alguna manera, quería conocer con qué colectivos iba a trabajar. De lo que había en ese momento los que más rápidos me llamaron fue Proyecto hombre. Y como todos los voluntarios, empecé cogiendo el teléfono, me quedaba aquí en la Comunidad  Terapéutica Residencial a ratos, sobre todo cuando había reuniones y estaba con los usuarios. Y luego a los seis o siete meses había un programa que se llamaba Las Olas y empecé a colaborar en él, a hacer talleres de habilidades sociales y me enganchó. Luego fue incapaz de dejármelo porque mi idea era tener una experiencia de voluntariado diferente en cada año que duraba la carrera.

P. ¿Por qué eligió Proyecto Hombre como primera opción?

R. Estaba claro que yo tenía preferencia: drogodependencias y etnia gitana. El primer voluntariado que busqué fue Proyecto Hombre porque todos tenemos amigos y tenemos a nuestro alrededor personas que han tenido problemas con la adicción o que están empezando. Me había encontrado en casos de amigos de ver que algo no funcionaba bien y no sabía cómo prestarles ayuda, puesto que, nunca había tenido relación con la droga. A mí, por ejemplo, me pasaba que todos mis amigos se daban cuenta cuando uno de mis amigos se iba a drogar y yo no me enteraba. Entonces yo me veía un poco que las drogas era un problema que estaba en la sociedad, que me lo iba a encontrar y que yo no sabía de él. Entonces esto me causó interés. No tenía ni idea de lo que me iba a encontrar. Por eso, a lo mejor, no me llevé una decepción porque cuando no esperas nada, todo lo que te den es bueno.

«Los valores de Proyecto Hombre te envuelven»

P. ¿Qué tiene Proyecto Hombre que le ha gustado tanto?

R. Su filosofía. Sus valores. Yo, como voluntaria y ahora como trabajadora, he aprendido y he recibido más que he dado. Tú pasas por esa puerta y la armonía que se vive, la tranquilidad, los valores, esa escala de valores, esa honestidad, esa sinceridad, eso te envuelve. Como voluntaria, he tratado con las familias y ellas te lo dicen. Es algo característico de aquí. Los valores que se respiran. No tienen ni que enseñártelos: se respiran y se transmiten. Los valores no se enseñan: se transmiten. Y aquí lo hacen desde el primer minuto.

P. ¿Qué cambio va a haber en sus tareas, dado que ahora ha pasado a formar parte de la plantilla de Proyecto Hombre Alicante como trabajadora?

R. Estoy todavía aterrizando. De hecho, creo que si se me ha contratado es por cómo yo era, sobre todo con el trato con los usuarios y los terapeutas y así me lo dijeron. ¿Mi cambio? De alguna manera, sí que tengo que ser más dura. A lo mejor antes como voluntaria, aunque yo no lo he vivido así, pero es como que vienes un rato y te vas a ir. Entonces a lo mejor le puedes dejar pasar a un usuario que diga una palabrota en un momento dado, por ejemplo. Ahora sí que me tengo que posicionar más.

P. ¿Alguien de su entorno le inhibió a la hora de hacer este voluntariado al ser las drogas un tema tan estigmatizado en nuestra sociedad?

R. De mi entorno, quizá algunos amigos, algunos conocidos e incluso algún compañero de la universidad sí que te dice: ‘Vas a trabajar gratis’. Además, yo soy de la Vega Baja que hago kilómetros para venir al centro. Sí que pude recibir ese mensaje. Pero el tema del voluntariado es algo como tú te lo planteas. Siempre tenemos el debate de si es altruista o no, si esperas recibir algo a cambio o no. Yo no había sido nunca voluntaria. Decidí hacer un voluntariado y a lo mejor si hubiese tenido una mala experiencia no lo hubiera vuelto a hacer. Y nunca jamás pensé que me iban a contratar por cómo están las cosas por la crisis. Porque viene en un momento con una situación muy delicada. Y nunca he venido porque me vayan a contratar. Vengo porque recibo más de lo que doy.

P. ¿Qué cualidades cree que le han hecho merecedora de su contratación?

R. Se lo tendrías que preguntar a los coordinadores que fueron los que tomaron esa decisión (risas). Lo que a mí me trasmitieron es que fue por mi persona: cómo yo puedo tratar con los usuarios y los terapeutas, cómo ellos se relacionan conmigo. Al final yo creo que buscan eso: gente con iniciativa y que sea coherente. Realmente yo creo que aquí lo que más se persigue es la coherencia. Porque muchos voluntarios dicen: ‘Es que no nos enseñan’ Es que no te tienen que enseñar. Es que tú tienes que utilizar el sentido común. Tú estás tratando con personas que tienen un problema y cuando los tratas tienes que utilizar el sentido común.

P. ¿Qué diferencia el voluntariado de Proyecto Hombre de cualquier otro tipo de voluntariado?

R. Yo sólo he hecho voluntariado aquí y no lo podría decir. Sé que el voluntariado aquí es una pieza clave. Se nos trata espectacular. Se nos deja desarrollarnos. A mí me ha prestado ayuda y me ha formado todo el mundo. Mi carrera ha sido por dos vertientes: la universitaria y la del voluntariado. Y a mí me han enseñado muchísimo. También es lo que tú quieras aprender.

Antonio Raúl Díaz fue usuario de Proyecto Hombre Alicante
IMG_3635 durante cuatro años. Acabó su rehabilitación hace dos y, actualmente, es voluntario de este centro desde hace un año y medio. ¿Su tarea? Acompañar en todo lo que puede a sus usuarios.

Pregunta. ¿Por qué decidió ser voluntario en Proyecto Hombre Alicante?

Respuesta. Yo decidí ser voluntario porque hice el tratamiento, pasé por el centro como usuario y me tiré cuatro años aquí. En un principio lo decidí como agradecimiento a lo que se me había ayudado y luego me fue gustando. Es una satisfacción acompañar a la gente en este proceso.

P. ¿Cuáles son sus funciones como voluntario?

R. Mi voluntariado es en la Comunidad Terapéutica Residencial y mi función es acompañar a los usuarios. Si quieren hablar conmigo de cualquier problema que tengan, revisar maletas de cuando vienen después de un permiso de fin de semana, etc. Acompañarles en lo que ellos necesiten.

«Yo vengo y me sigo viendo todos los días en dificultades que los usuarios tienen»

P. ¿Cómo cree que su experiencia como usuario puede contribuir a ayudar a otros usuarios?

R. En cierto modo, somos gente con el mismo problema. Lo que les pueda aportar con mi experiencia algunos les servirá y a otros no. Pero sí que les trasmito mucha calma, mucho ánimo y motivación para que sigan aquí y que no decidan abandonar que, por desgracia, se da mucho abandono.

P. ¿Por qué en Proyecto Hombre está tan unido el voluntariado con el hecho de haber sido usuario?

R. En mi caso fue como muestra de agradecimiento a lo que se había hecho por mí. Quería ayudar al centro. Además, me aporta mucho venir como voluntario. Yo vengo y me sigo viendo todos los días en dificultades que ellos.

P. ¿Se plantea hacer otro tipo de voluntariado?

R. No me importaría hacer alguno más. Siempre he tenido mucha ilusión en hacer voluntariado con niños o con gente con síndrome de Down, pero, de momento, quiero seguir aquí.

P. ¿Qué cree que tiene Proyecto Hombre que no tienen otras organizaciones que también se dedican al problema de la drogadicción?

R. No he estado en otras organizaciones, pero la metodología de Proyecto Hombre a mí me ha servido. El trato humano es muy bueno y es lo que más valoro yo aquí.

P. ¿Cómo cambió su vida cuando salió de Proyecto Hombre?

R. Fue un giro importantísimo. Me tiré los cuatro años quejándome de que llevaba ya mucho tiempo aquí y me acuerdo, cuando terminé, que mis palabras en mi despedida fue que el estar más tiempo aquí a mí me había beneficiado. Yo salía muy feliz como sigo ahora. Sigo con dificultades igual que antes pero no hay un consumo para taparlas. Se afrontan.


IMG_3631José Sánchez Ruiz está rehabilitado y tras su paso por Proyecto Hombre decidió quedarse como voluntario para ayudar a los demás. Aporta mucho como ejemplo de que el que quiere, lo consigue. Aquí su experiencia como voluntario.

Pregunta. ¿Cómo empezó a ser voluntario de aquí?

Respuesta. Pues entré porque primero fui usuario y sé de primera mano los resultados y sé cómo se trabaja en la casa y me animé. La verdad es que es una satisfacción poder ayudar y contribuir al trabajo que se hace aquí, es muy gratificante.

P. ¿Aparte de haber sido usuario con anterioridad qué cree que puede aportar para ser voluntario y ayudar a los demás?

R. Conocer ya la casa, cómo se trabaja y si les puedo incentivar a seguir pues mucho mejor. Se trata de un crecimiento personal el poder ayudar, y digamos que es algo recíproco. El ser solidario de verdad que me aporta muchas cosas.

«Proyecto Hombre es una escuela de vida»

P. ¿Cuánto tiempo hace que vino a rehabilitarse?

R. Pues hace 4 años y hoy hace 2 años que fui alta.

P. ¿Cómo ha cambiado su vida en estos dos años?

R. Ha sido un giro de 180º totalmente. Es un cambio a nivel personal que nunca me podría haber imaginado, incluso si no hubiese consumido, porque ya no es solo el hecho de haber estado aquí por eso, porque como se suele decir aquí, esto es una escuela de vida. Es un cambio de todo, de actitud, de conducta, de valores, muchísimas cosas, el poder estar pendiente de lo que hago y el estar continuamente reciclándome.

P. ¿En qué consiste su trabajo de voluntario?

R. Pues es ayudar, lo que más hago es compartir, comunicarme con ellos, eso es básico para los usuarios y con los terapeutas y demás personal, colaboro con cualquier cosa, si hay que echar una mano.

P. ¿Se hubiese planteado ser voluntario si no hubieses tenido esta experiencia?

R. No. Creo que lo me lo hubiese planteado en ningún sitio, pero en este menos porque no sabía de su existencia.

P. ¿Por qué eligió Proyecto Hombre como primera opción?

R. Estaba claro que yo tenía preferencia: drogodependencias y etnia gitana. El primer voluntariado que busqué fue Proyecto Hombre porque todos tenemos amigos y tenemos a nuestro alrededor personas que han tenido problemas con la adicción o que están empezando. Me había encontrado en casos de amigos de ver que algo no funcionaba bien y no sabía cómo prestarles ayuda, puesto que, nunca había tenido relación con la droga. A mí, por ejemplo, me pasaba que todos mis amigos se daban cuenta cuando uno de mis amigos se iba a drogar y yo no me enteraba. Entonces yo me veía un poco que las drogas era un problema que estaba en la sociedad, que me lo iba a encontrar y que yo no sabía de él. Entonces esto me causó interés. No tenía ni idea de lo que me iba a encontrar. Por eso, a lo mejor, no me llevé una decepción porque cuando no esperas nada, todo lo que te den es bueno.

«Los valores de Proyecto Hombre te envuelven»

P. ¿Qué tiene Proyecto Hombre que le ha gustado tanto?

R. Su filosofía. Sus valores. Yo, como voluntaria y ahora como trabajadora, he aprendido y he recibido más que he dado. Tú pasas por esa puerta y la armonía que se vive, la tranquilidad, los valores, esa escala de valores, esa honestidad, esa sinceridad, eso te envuelve. Como voluntaria, he tratado con las familias y ellas te lo dicen. Es algo característico de aquí. Los valores que se respiran. No tienen ni que enseñártelos: se respiran y se transmiten. Los valores no se enseñan: se transmiten. Y aquí lo hacen desde el primer minuto.

P. ¿Qué cambio va a haber en sus tareas, dado que ahora ha pasado a formar parte de la plantilla de Proyecto Hombre Alicante como trabajadora?

R. Estoy todavía aterrizando. De hecho, creo que si se me ha contratado es por cómo yo era, sobre todo con el trato con los usuarios y los terapeutas y así me lo dijeron. ¿Mi cambio? De alguna manera, sí que tengo que ser más dura. A lo mejor antes como voluntaria, aunque yo no lo he vivido así, pero es como que vienes un rato y te vas a ir. Entonces a lo mejor le puedes dejar pasar a un usuario que diga una palabrota en un momento dado, por ejemplo. Ahora sí que me tengo que posicionar más.

P. ¿Alguien de su entorno le inhibió a la hora de hacer este voluntariado al ser las drogas un tema tan estigmatizado en nuestra sociedad?

R. De mi entorno, quizá algunos amigos, algunos conocidos e incluso algún compañero de la universidad sí que te dice: ‘Vas a trabajar gratis’. Además, yo soy de la Vega Baja que hago kilómetros para venir al centro. Sí que pude recibir ese mensaje. Pero el tema del voluntariado es algo como tú te lo planteas. Siempre tenemos el debate de si es altruista o no, si esperas recibir algo a cambio o no. Yo no había sido nunca voluntaria. Decidí hacer un voluntariado y a lo mejor si hubiese tenido una mala experiencia no lo hubiera vuelto a hacer. Y nunca jamás pensé que me iban a contratar por cómo están las cosas por la crisis. Porque viene en un momento con una situación muy delicada. Y nunca he venido porque me vayan a contratar. Vengo porque recibo más de lo que doy.

P. ¿Qué cualidades cree que le han hecho merecedora de su contratación?

R. Se lo tendrías que preguntar a los coordinadores que fueron los que tomaron esa decisión (risas). Lo que a mí me trasmitieron es que fue por mi persona: cómo yo puedo tratar con los usuarios y los terapeutas, cómo ellos se relacionan conmigo. Al final yo creo que buscan eso: gente con iniciativa y que sea coherente. Realmente yo creo que aquí lo que más se persigue es la coherencia. Porque muchos voluntarios dicen: ‘Es que no nos enseñan’ Es que no te tienen que enseñar. Es que tú tienes que utilizar el sentido común. Tú estás tratando con personas que tienen un problema y cuando los tratas tienes que utilizar el sentido común.

P. ¿Qué diferencia el voluntariado de Proyecto Hombre de cualquier otro tipo de voluntariado?

R. Yo sólo he hecho voluntariado aquí y no lo podría decir. Sé que el voluntariado aquí es una pieza clave. Se nos trata espectacular. Se nos deja desarrollarnos. A mí me ha prestado ayuda y me ha formado todo el mundo. Mi carrera ha sido por dos vertientes: la universitaria y la del voluntariado. Y a mí me han enseñado muchísimo. También es lo que tú quieras aprender.

Antonio Raúl Díaz fue usuario de Proyecto Hombre AlicanteIMG_3635 durante cuatro años. Acabó su rehabilitación hace dos y, actualmente, es voluntario de este centro desde hace un año y medio. ¿Su tarea? Acompañar en todo lo que puede a sus usuarios.

Pregunta. ¿Por qué decidió ser voluntario en Proyecto Hombre Alicante?

Respuesta. Yo decidí ser voluntario porque hice el tratamiento, pasé por el centro como usuario y me tiré cuatro años aquí. En un principio lo decidí como agradecimiento a lo que se me había ayudado y luego me fue gustando. Es una satisfacción acompañar a la gente en este proceso.

P. ¿Cuáles son sus funciones como voluntario?

R. Mi voluntariado es en la Comunidad Terapéutica Residencial y mi función es acompañar a los usuarios. Si quieren hablar conmigo de cualquier problema que tengan, revisar maletas de cuando vienen después de un permiso de fin de semana, etc. Acompañarles en lo que ellos necesiten.

«Yo vengo y me sigo viendo todos los días en dificultades que los usuarios tienen»

P. ¿Cómo cree que su experiencia como usuario puede contribuir a ayudar a otros usuarios?

R. En cierto modo, somos gente con el mismo problema. Lo que les pueda aportar con mi experiencia algunos les servirá y a otros no. Pero sí que les trasmito mucha calma, mucho ánimo y motivación para que sigan aquí y que no decidan abandonar que, por desgracia, se da mucho abandono.

P. ¿Por qué en Proyecto Hombre está tan unido el voluntariado con el hecho de haber sido usuario?

R. En mi caso fue como muestra de agradecimiento a lo que se había hecho por mí. Quería ayudar al centro. Además, me aporta mucho venir como voluntario. Yo vengo y me sigo viendo todos los días en dificultades que ellos.

P. ¿Se plantea hacer otro tipo de voluntariado?

R. No me importaría hacer alguno más. Siempre he tenido mucha ilusión en hacer voluntariado con niños o con gente con síndrome de Down, pero, de momento, quiero seguir aquí.

P. ¿Qué cree que tiene Proyecto Hombre que no tienen otras organizaciones que también se dedican al problema de la drogadicción?

R. No he estado en otras organizaciones, pero la metodología de Proyecto Hombre a mí me ha servido. El trato humano es muy bueno y es lo que más valoro yo aquí.

P. ¿Cómo cambió su vida cuando salió de Proyecto Hombre?

R. Fue un giro importantísimo. Me tiré los cuatro años quejándome de que llevaba ya mucho tiempo aquí y me acuerdo, cuando terminé, que mis palabras en mi despedida fue que el estar más tiempo aquí a mí me había beneficiado. Yo salía muy feliz como sigo ahora. Sigo con dificultades igual que antes pero no hay un consumo para taparlas. Se afrontan.

IMG_3631José Sánchez Ruiz está rehabilitado y tras su paso por Proyecto Hombre decidió quedarse como voluntario para ayudar a los demás. Aporta mucho como ejemplo de que el que quiere, lo consigue. Aquí su experiencia como voluntario.

Pregunta. ¿Cómo empezó a ser voluntario de aquí?

Respuesta. Pues entré porque primero fui usuario y sé de primera mano los resultados y sé cómo se trabaja en la casa y me animé. La verdad es que es una satisfacción poder ayudar y contribuir al trabajo que se hace aquí, es muy gratificante.

P. ¿Aparte de haber sido usuario con anterioridad qué cree que puede aportar para ser voluntario y ayudar a los demás?

R. Conocer ya la casa, cómo se trabaja y si les puedo incentivar a seguir pues mucho mejor. Se trata de un crecimiento personal el poder ayudar, y digamos que es algo recíproco. El ser solidario de verdad que me aporta muchas cosas.

«Proyecto Hombre es una escuela de vida»

P. ¿Cuánto tiempo hace que vino a rehabilitarse?

R. Pues hace 4 años y hoy hace 2 años que fui alta.

P. ¿Cómo ha cambiado su vida en estos dos años?

R. Ha sido un giro de 180º totalmente. Es un cambio a nivel personal que nunca me podría haber imaginado, incluso si no hubiese consumido, porque ya no es solo el hecho de haber estado aquí por eso, porque como se suele decir aquí, esto es una escuela de vida. Es un cambio de todo, de actitud, de conducta, de valores, muchísimas cosas, el poder estar pendiente de lo que hago y el estar continuamente reciclándome.

P. ¿En qué consiste su trabajo de voluntario?

R. Pues es ayudar, lo que más hago es compartir, comunicarme con ellos, eso es básico para los usuarios y con los terapeutas y demás personal, colaboro con cualquier cosa, si hay que echar una mano.

P. ¿Se hubiese planteado ser voluntario si no hubieses tenido esta experiencia?

R. No. Creo que lo me lo hubiese planteado en ningún sitio, pero en este menos porque no sabía de su existencia.

The following two tabs change content below.

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
Independientes
Revista especializada en adicciones
    Next Article:

    0 %

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies