El papel de los integradores sociales en casos de adicción

integracion_social_adicciones

Las adicciones, sean con o sin sustancia, merman la vertiente social del individuo. Cuando la persona consigue la rehabilitación, y también durante ese proceso de recuperación, empieza un trabajo complejo que se dirige en muchas direcciones. Una de ellas es la reincorporación social, el volver a establecer con la sociedad y con su entorno aquellos lazos que en el proceso adictivo se perdieron. Para ello puede resultar muy útil la integración social.

La integración social empieza en el mismo momento en el que la persona con problema de adicción solicita tratamiento en cualquiera de los recursos que tiene a su alcance: sistema público de salud, unidades especializadas en conductas adictivas, clínicas privadas, organizaciones no gubernamentales como asociaciones de pacientes, etc.

Pero, la integración social, ¿en qué consiste?

Los integradores sociales ayudan a la persona que lo necesita a buscar soluciones para reinsertarse socialmente buscando la capacidad de la propia persona de forma individualizada para potenciarla. Los programas de incorporación deben establecer colaboraciones entre administraciones públicas y ONG para poder alcanzar el objetivo que se busca, que no son otros que hacer posible una plena reinserción social, además de ofrecer servicios de carácter social, cultural, académico o laboral. Para que la integración pueda ser efectiva, nunca deberá ser discriminatoria, sino que deberá potenciar el respeto por las distintas formas de vida de las personas y entender que ellas son adultas, y como tales, responsables, con deberes y derechos.

Las áreas de trabajo para formar parte de un programa de incorporación social són, entre otras: la familia, la justicia, la formación laboral, la formación académica, la salud, el ocio y el contexto o entrono relacional.

Abordar las adicciones, no es un tema sencillo, y requiere de intervenciones multidisciplinares que atajen todos los problemas que se derivan de las mismas. Para poder hacer frente a este problema de salud, va a ser necesario que toda la sociedad se implique, desde sus instituciones, pasando por la administración central, autonómica y local. Cada localidad tendrá sus diferencias territoriales y las distintas realidades deberán ser atajadas de distintas formas. Lo que está claro es que la incorporación social es imprescindible para que la persona pueda recuperar una vida normalizada. Por eso, al igual que los programas de prevención, en el caso de los programas de integración, también deben enmarcarse dentro del ámbito de actuación comunitaria.

post patrocinado ind

The following two tabs change content below.
Independientes
Revista especializada en adicciones
Independientes

Latest posts by Independientes (see all)