Reportajes

El huevo y la gallina

 

El consumo de sustancias estupefacientes produce sobre el que las consume

Trabajo de plástica sobre la igualdad, IES Victoria Kent

Trabajo de plástica sobre la igualdad, IES Victoria Kent

una pérdida de las capacidades más propias y características del ser humano. En el caso del alcohol, por ejemplo, se produce una desinhibición que actúa facilitando la aparición de actos más propios de animales, más instintivos y no tanto de la parte racional del ser humano.  Es entonces cuando la violencia aparece. Por lo tanto, podemos decir que aunque no sea la única causa de desarrollar actos violentos en los humanos, sí que es uno de los motivos que facilitan la aparición. ¿Pero que viene antes el huevo o la gallina? Es decir, ¿Viene antes el consumo de la droga que desemboca en el acto violento, o viene primero el acto violento y como intento de alejarse del daño que este produce, se realiza un abuso de alguna sustancia?

Lo explica César Pereiro, director de la Unidad Asistencial de Drogodependencias de A Coruña y miembro de Socidrogalcohol: “Los datos conocidos muestran una clara asociación, esto no quiere decir causalidad”. Si además, a eso le sumamos una enmarañada edad, como puede ser la adolescencia, el asunto se complica aún más, como explica José Ángel García Pardo, psicopedagogo del IES Victoria Kent de Elche. Según García, “es común observar en los adolescentes conflictivos un consumo de drogas y explica que sería una falacia negar que en los institutos no hay drogas, porque éstos son reflejo de la sociedad, y si en la misma existen, en el instituto también”.

César Pereiro: “Los datos conocidos muestran una clara asociación, esto no quiere decir causalidad

Para Valentín Peláez, psicólogo que se encarga de impartir charlas en los institutos, “que el agresor consuma algún tipo de droga no significa que sea maltratador por eso, ni todos los consumidores son violentos”. Peláez comenta que las charlas son importantes para romper falsos mitos, como el que explica Pereiro: “La creencia individual y social de que el alcohol es causa de comportamientos agresivos pueden inducir a usarlo como preparación a la participación en actos violentos o como disculpa por haberlos cometido”. Desde la perspectiva jurídica, según explica una abogada (que prefiere preservar su anonimato)  experta en casos de violencia en menores: “Se estudia si   el consumo se ha realizado con el propósito de cometer  el delito. La violencia no tiene justificación alguna nunca. Sin embargo, si que es cierto que desde el punto de vista penal , merece menor sanción si se acredita que la capacidad volitiva  del sujeto se ha visto influenciada realmente por el consumo de alguno sustancia tóxica y esta disminución de  capacidad volitiva no ha sido buscado para cometerlo”.

Afortunadamente para los profesores y alumnos del Victoria Kent, no existe realmente un problema de violencia real, si bien es verdad que se observan casos de insultos o marginación, y algún que otro empujón.   García como psicopedagogo del centro, se encarga de pasar a los alumnos una serie de cuestionarios que ayudan a detectar el acoso escolar. Un programa contra el ‘Bulling’ pagado por el propio instituto y a partir del cual, los profesores se orientan sobre cómo son sus alumnos y qué actividades realizar con ellos para mejorar la interacción entre ellos y evitar así la marginación y también, la violencia, aunque sea en forma de insulto. Valentín Peláez cree que es necesaria una mayor prevención: “Este, como otros tantos problemas que se han extendido en la sociedad no pueden cambiar en un día, por lo que hay que volcar recursos sostenidos en el tiempo tanto para la prevención como para la intervención”.

Las sanciones también ayudan a reducir los actos violentos, sobre todo en adolescentes

Pero las sanciones también ayudan a reducir los actos violentos, sobre todo en adolescentes: “Entre los chavales si se cogen a tiempo, y si  tiene fines educativos y corrección de conductas las sanciones son útiles, he visto cambios de conducta sorprendentes, sobre todo si ven que su esfuerzo por cambiar es valorado por los más cercanos  y sirve para cambiar sus relaciones con el entorno”- explica la abogada. Y añade: “Aunque la forma de  violencia que  más alarma social está creando es la violencia de género y a la que se esta dando bastante cobertura legal,  me llama particularmente la atención el aumento de violencia y denuncias de los padres a los propios hijos por las conductas agresivas de estos últimos, aunque en cifras no sea muy cuantitativo respecto a otras conductas agresivas”.


La más conocida

La violencia más mediatizada es la de género, aunque no sea la única. Según datos facilitados por la Subdelegación del Gobierno de la Provincia de Alicante, las denuncias recogidas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por violencia de género, del 1 de enero de 2011 al 20 de diciembre de 2011 ascienden a 3.735. Y en total se han producido tres muertes (El 12 de abril de 2011 en Mutxamel. El 22 de julio de 2011 en Polop. Y el 8 de octubre de 2011 en Calp). No obstante, observamos que las drogas desempeñan una función en la violencia de género mucho más allá del propio agresor/agresora, según se ve reflejado en el artículo ‘Mujeres drogodependientes maltratadas: análisis para la intervención (Chait, L. * Y Zulaica Calvo, B. **)’. La mujer  en sí mismo sumada a la característica de ser drogodependiente, tiene una mayor probabilidad de padecer violencia de género, puesto que su rol como consumidora está mal visto dentro de la sociedad y por tanto su nivel de vulnerabilidad es considerablemente mayor.  ‘El maltrato predispone a la adicción a la víctima: Las mujeres maltratadas pueden presentar, como consecuencia del maltrato, un comportamiento autodestructivo como la automedicación, el  suicidio y el abuso de alcohol y otras drogas’.

La mujer drogodependiente tiene una mayor probabilidad de padecer violencia de género

Pero también hay que observar la correlación que existe entre el consumo de sustancias y el agresor/agresora, que llevan al sujeto a realizar acciones que si haber consumido probablemente no hubiesen tenido lugar. Antonia Castaño Mora, abogada experta en casos de violencia de género, considera que es imprescindible la actuación educadora:  “Las sanciones tienen el efecto que tienen, en pocas ocasiones son la solución al problema, pero no por ello debe de dejar de sancionarse estas acciones violentas”.

Despiece 1: Entrevista a Jesús Giner, director de IES Andreu Sempere de Alcoi

Despiece 2: Desde la emoción

Despiece 3: En busca de un mayor civismo

The following two tabs change content below.
Editora de la Revista InDependientes. Además periodista en gabinete de prensa de Socidrogalcohol y CAARFE. Monitora y periodista en GARA Alcoy. Colaboradora de Radio Alcoy y el periódico 'Aquí en Alcoy'. Miembro del Instituto de Investigación en Drogodependencias de la UMH y secretaria técnica de la publicación Health and Addictions. Miembro de la Asociación Nacional de Informadores de Salud.

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
Mireia Pascual Mollá
Editora de la Revista InDependientes. Además periodista en gabinete de prensa de Socidrogalcohol y CAARFE. Monitora y periodista en GARA Alcoy. Colaboradora de Radio Alcoy y el periódico 'Aquí en Alcoy'. Miembro del Instituto de Investigación en Drogodependencias de la UMH y secretaria técnica de la publicación Health and Addictions. Miembro de la Asociación Nacional de Informadores de Salud.
Next Article:

0 %

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies