Reportajes

El Hemp Museum Gallery de Barcelona

hemp-museum-gallery-4-grandeLaura Ibáñez

El pasado 11 de mayo se inauguró el Hemp Museum Gallery de Barcelona, museo dedicado al  cannabis y que trata de explicar los distintos usos que ha tenido esta planta a lo largo de la historia. Ubicado en el Palau Murnau del siglo XVI, este museo ha sido creado por Ben Dronkers, propietario del Hemp Museum Gallery que se halla en Holanda (el Hash Marihuana & Hemp Museum). A principios de la década de 1970, el fundador de estos dos museos comenzó a investigar sobre las posibilidades que ofrecía esta planta para mejorar la calidad de vida de las personas y, en la actualidad, aún mantiene diversas empresas relacionadas con el trabajo del cáñamo y el cannabis. Asimismo, en 2004, Ben Drokers creó los Premios de la Cultura del Cannabis, que este año se entregaron en España por primera vez. Éstos tratan de gratificar a las personas que se esfuerzan por dar a conocer la realidad del cannabis y que luchan para que se abola su prohibición. A continuación, exponemos una seria de respuestas que el equipo de comunicación del Hemp Museum Gallery ha ofrecido a los medios de comunicación.

Pregunta: ¿Por qué  España ha sido el país para emplazar otro museo sobre la historia del cannabis a semejanza del que existe en Ámsterdam?

Respuesta: Hace más de 11 años, el fundador del Hemp Museum Gallery, Ben Dronkers, viajó a Barcelona para visitar a una de sus hijas gemelas que estudiaba en la ciudad. En esa visita conoció el Palau Mornau en el Barrio Gótico. Se enamoró de la ciudad, se enamoró del edificio y decidió que ahí abriría un museo dedicado al cannabis, el mayor que existe en el mundo y hermano del que abrió en 1985 en Amsterdam.

P: ¿Qué puede encontrar el visitante en este museo?

R: El Hemp Museum Gallery expone valiosas pinturas y grabados que representan el uso del cannabis a lo largo de la historia y antigüedades raras, como las diferentes herramientas e instrumentos utilizados para transformar el cáñamo en cuerda, papel y tejido. Los amantes del arte apreciarán las pinturas originales de destacados artistas del siglo XVII como David Teniers, Cornelis Decker y Herman Saftleven. Esta importante colección de maestros antiguos se complementa con una amplia selección de huellas botánicas del siglo XVIII y XIX. Una sección medicinal donde se expone una de las colecciones más grandes del mundo de botellas de cannabis medicinal y que fecha del siglo XIX, prueba el uso generalizado del cannabis medicinal en el pasado.

P: ¿Cuáles son los usos que ha tenido esta planta a lo largo de la historia?

R: La planta ha sido una fuente versátil para fines industriales, nutricionales, medicinales, sacramentales y recreativos.

P: ¿Por qué, poco a poco, se fue dejando de utilizar?

R: Bajo el liderazgo del director del American Federal Bureau of Narcotics (Departamento federal norteamericano de estupefacientes), Harry J. Anslinger, en 1937 aprobó el Marijuana Tax Act (Ley de impuestos sobre la marihuana). Se aplicaron elevados impuestos sobre el comercio de cáñamo medicinal e industrial, y sobre el consumo y posesión recreativa del cannabis. Estas nuevas y estrictas regulaciones fueron promovidas por un lobby de industriales ricos. El cáñamo era considerado como un competidor para sus intereses financieros en la industria del nylon y del papel.

P: ¿Por qué el cannabis antes se veía con tanta normalidad a nivel social y, paulatinamente, se ha ido viendo como

una droga con efectos perjudiciales olvidando que también tiene

Ben Dronkers, el fundador de los dos museos

Ben Dronkers, el fundador de los dos museos

propiedades terapéuticas?

R: En la segunda mitad del siglo XIX, el uso medicinal y recreativo del cannabis en los Estados Unidos, se reguló gradualmente. Pero la demonización del cannabis bajo el nombre de “marihuana” se produjo realmente en 1930. En el 1971 el presidente norteamericano Richard Nixon utilizó el término “guerra contra las drogas” por primera vez y la prohibición estricta del cannabis continúa sobre estas bases hasta el día de hoy.

P: ¿Cómo se han conseguido las piezas que se exponen en el museo?

R: La colección del museo se compone de objetos poco comunes relacionados con todos los aspectos de la historia de la cultura del cannabis, que su fundador Ben Dronkers ha ido reuniendo durante los últimos 40 años por todo el mundo.

P: ¿Cuál es la pieza que posee una historia más sorprendente?

R: Todas las piezas de la colección poseen una historia sorprendente. Por ejemplo, el muñeco de Popeye. Gracias a sus latas de espinacas, los músculos de Popeye consiguen unas proporciones enormes. Pero cuando Popeye fue creado por el dibujante Elzie Segar en el 1929, espinacas era el argot para denominar el cannabis. Popeye lo consumía en su pipa. Los grupos de presión anti-marihuana afirmaban que el cannabis te hacía sobrenaturalmente fuerte: “Soy fuerte hasta el final porque como espinacas” cantaba Popeye. Como marinero, Popeye también estaba obviamente familiarizado con las hierbas exóticas y los marineros fueron los primeros en comenzar a fumar marihuana en los Estados Unidos. En la década de 1960 el perro de Popeye se llamaba Alpiste: en aquel momento, como ahora, las semillas de cáñamo eran una conocida fuente de alimentación para pájaros.

P: ¿A qué tipo de públicos va dirigido este museo?

R: El Hemp Museum Gallery se centra en los ciudadanos modernos, que pese a las medidas represivas del gobierno, no se desanima, para adquirir conocimientos acerca de esta planta en particular de manera independiente.

P: ¿Están expuestas en el museo todas las piezas de la colección? Si no es así, ¿cuáles faltan y cuándo se expondrán?

R: Sí, en ambos museos en Amsterdam y Barcelona están expuestas todas las piezas de la colección.

P: ¿Han recibido presiones por crear el museo?

R: No, no hubo presiones de ningún tipo por crear el museo.

P: ¿Cree que la apertura de este museo puede servir para que la sociedad cada vez vea el cannabis es más que una droga ilegal?

R: Sí, es muy importante que la sociedad sepa toda la historia de esta planta. Y que exista una información seria sobre su uso.

P:  ¿Piensa que la sociedad está lo suficiente madura como para que, finalmente, se legalice el cannabis?

R:  Sí, las velas de las carabelas de Colón estaban hechas de cáñamo. En su momento esta planta trajo muchas riquezas a Europa. Ahora la marihuana podría salvar al mundo.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=GRavZu7SzpA]

Laura Ibáñez

El pasado 11 de mayo se inauguró el Hemp Museum Gallery de Barcelona, museo dedicado al  cannabis y que trata de explicar los distintos usos que ha tenido esta planta a lo largo de la historia. Ubicado en el Palau Murnau del siglo XVI, este museo ha sido creado por Ben Dronkers, propietario del Hemp Museum Gallery que se halla en Holanda (el Hash Marihuana & Hemp Museum). A principios de la década de 1970, el fundador de estos dos museos comenzó a investigar sobre las posibilidades que ofrecía esta planta para mejorar la calidad de vida de las personas y, en la actualidad, aún mantiene diversas empresas relacionadas con el trabajo del cáñamo y el cannabis. Asimismo, en 2004, Ben Drokers creó los Premios de la Cultura del Cannabis, que este año se entregaron en España por primera vez. Éstos tratan de gratificar a las personas que se esfuerzan por dar a conocer la realidad del cannabis y que luchan para que se abola su prohibición. A continuación, exponemos una seria de respuestas que el equipo de comunicación del Hemp Museum Gallery ha ofrecido a los medios de comunicación.

Pregunta: ¿Por qué  España ha sido el país para emplazar otro museo sobre la historia del cannabis a semejanza del que existe en Ámsterdam?

Respuesta: Hace más de 11 años, el fundador del Hemp Museum Gallery, Ben Dronkers, viajó a Barcelona para visitar a una de sus hijas gemelas que estudiaba en la ciudad. En esa visita conoció el Palau Mornau en el Barrio Gótico. Se enamoró de la ciudad, se enamoró del edificio y decidió que ahí abriría un museo dedicado al cannabis, el mayor que existe en el mundo y hermano del que abrió en 1985 en Amsterdam.

P: ¿Qué puede encontrar el visitante en este museo?

R: El Hemp Museum Gallery expone valiosas pinturas y grabados que representan el uso del cannabis a lo largo de la historia y antigüedades raras, como las diferentes herramientas e instrumentos utilizados para transformar el cáñamo en cuerda, papel y tejido. Los amantes del arte apreciarán las pinturas originales de destacados artistas del siglo XVII como David Teniers, Cornelis Decker y Herman Saftleven. Esta importante colección de maestros antiguos se complementa con una amplia selección de huellas botánicas del siglo XVIII y XIX. Una sección medicinal donde se expone una de las colecciones más grandes del mundo de botellas de cannabis medicinal y que fecha del siglo XIX, prueba el uso generalizado del cannabis medicinal en el pasado.

P: ¿Cuáles son los usos que ha tenido esta planta a lo largo de la historia?

R: La planta ha sido una fuente versátil para fines industriales, nutricionales, medicinales, sacramentales y recreativos.

P: ¿Por qué, poco a poco, se fue dejando de utilizar?

R: Bajo el liderazgo del director del American Federal Bureau of Narcotics (Departamento federal norteamericano de estupefacientes), Harry J. Anslinger, en 1937 aprobó el Marijuana Tax Act (Ley de impuestos sobre la marihuana). Se aplicaron elevados impuestos sobre el comercio de cáñamo medicinal e industrial, y sobre el consumo y posesión recreativa del cannabis. Estas nuevas y estrictas regulaciones fueron promovidas por un lobby de industriales ricos. El cáñamo era considerado como un competidor para sus intereses financieros en la industria del nylon y del papel.

P: ¿Por qué el cannabis antes se veía con tanta normalidad a nivel social y, paulatinamente, se ha ido viendo como

Ben Dronkers, el fundador de los dos museos

una droga con efectos perjudiciales olvidando que también tiene propiedades terapéuticas?

R: En la segunda mitad del siglo XIX, el uso medicinal y recreativo del cannabis en los Estados Unidos, se reguló gradualmente. Pero la demonización del cannabis bajo el nombre de “marihuana” se produjo realmente en 1930. En el 1971 el presidente norteamericano Richard Nixon utilizó el término “guerra contra las drogas” por primera vez y la prohibición estricta del cannabis continúa sobre estas bases hasta el día de hoy.

P: ¿Cómo se han conseguido las piezas que se exponen en el museo?

R: La colección del museo se compone de objetos poco comunes relacionados con todos los aspectos de la historia de la cultura del cannabis, que su fundador Ben Dronkers ha ido reuniendo durante los últimos 40 años por todo el mundo.

P: ¿Cuál es la pieza que posee una historia más sorprendente?

R: Todas las piezas de la colección poseen una historia sorprendente. Por ejemplo, el muñeco de Popeye. Gracias a sus latas de espinacas, los músculos de Popeye consiguen unas proporciones enormes. Pero cuando Popeye fue creado por el dibujante Elzie Segar en el 1929, espinacas era el argot para denominar el cannabis. Popeye lo consumía en su pipa. Los grupos de presión anti-marihuana afirmaban que el cannabis te hacía sobrenaturalmente fuerte: “Soy fuerte hasta el final porque como espinacas” cantaba Popeye. Como marinero, Popeye también estaba obviamente familiarizado con las hierbas exóticas y los marineros fueron los primeros en comenzar a fumar marihuana en los Estados Unidos. En la década de 1960 el perro de Popeye se llamaba Alpiste: en aquel momento, como ahora, las semillas de cáñamo eran una conocida fuente de alimentación para pájaros.

P: ¿A qué tipo de públicos va dirigido este museo?

R: El Hemp Museum Gallery se centra en los ciudadanos modernos, que pese a las medidas represivas del gobierno, no se desanima, para adquirir conocimientos acerca de esta planta en particular de manera independiente.

P: ¿Están expuestas en el museo todas las piezas de la colección? Si no es así, ¿cuáles faltan y cuándo se expondrán?

R: Sí, en ambos museos en Amsterdam y Barcelona están expuestas todas las piezas de la colección.

P: ¿Han recibido presiones por crear el museo?

R: No, no hubo presiones de ningún tipo por crear el museo.

P: ¿Cree que la apertura de este museo puede servir para que la sociedad cada vez vea el cannabis es más que una droga ilegal?

R: Sí, es muy importante que la sociedad sepa toda la historia de esta planta. Y que exista una información seria sobre su uso.

P:  ¿Piensa que la sociedad está lo suficiente madura como para que, finalmente, se legalice el cannabis?

R:  Sí, las velas de las carabelas de Colón estaban hechas de cáñamo. En su momento esta planta trajo muchas riquezas a Europa. Ahora la marihuana podría salvar al mundo.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=GRavZu7SzpA]

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
Independientes
Revista especializada en adicciones
    Next Article:

    0 %

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies