El asociacionismo para la recuperación de los enfermos alcohólicos

Terapia de grupo en una asociación

Terapia de grupo en una asociación

La forma de organización de los alcohólicos rehabilitados en España viene por una necesidad imperiosa de hacer frente a un problema social muy extendido, el alcoholismo.  Un producto culturalmente muy aceptado y que formaba y sigue formando parte no solo de la dieta diaria sino de gran parte de las celebraciones.

Si nos remontamos algún tiempo atrás las complicadas condiciones de trabajo de las fábricas y las largas jornadas laborales, allanaban el camino hacia el consumo. La época industrial conlleva la aparición de tabernas a las que acudían los hombres antes de ir a trabajar para poder soportar las duras condiciones y el tiempo que iban a tener que permanecer de pie o repitiendo labores propias de las recién instaladas cadenas de montaje.

Terapia de grupo en una asociación

La forma de organización de los alcohólicos rehabilitados en España viene por una necesidad imperiosa de hacer frente a un problema social muy extendido, el alcoholismo.  Un producto culturalmente muy aceptado y que formaba y sigue formando parte no solo de la dieta diaria sino de gran parte de las celebraciones.

Si nos remontamos algún tiempo atrás las complicadas condiciones de trabajo de las fábricas y las largas jornadas laborales, allanaban el camino hacia el consumo. La época industrial conlleva la aparición de tabernas a las que acudían los hombres antes de ir a trabajar para poder soportar las duras condiciones y el tiempo que iban a tener que permanecer de pie o repitiendo labores propias de las recién instaladas cadenas de montaje. Por ese motivo, las ciudades más industrializadas del momento -como serían algunas zonas de Cataluña, País Vasco y la ciudad de Alcoy, en la Provincia de Alicante- se convirtieron en viveros de tabernas a las que iban antes, pero también después de la jornada laboral, para pasar su tiempo de ocio y desconectar. Conforme la sociedad va evolucionando el alcohol pasa a formar parte de la vida diaria y a estar aceptado socialmente. Este es el inicio del asociacionismo, dar respuesta a los numerosos enfermos que aparecen en España. Aunque en el principio las asociaciones carecían de una buena estructura o base- estaban dirigidas y formadas mayoritariamente por enfermos, enfermos rehabilitados y sus familiares- con el paso de los años se han ido reestructurando y configurando como entes mucho más preparados para hacer frente a la problemática. Psicólogos, médicos y profesionales en general, configuración de terapias de grupo, etc

A día de hoy las asociaciones, que se configuran en federaciones autonómicas que a la vez están bajo el paraguas de una federación nacional – que recibe el nombre de Federación de Alcohólicos Rehabilitados de España, FARE-  tienen que adaptarse además a las exigencias y necesidades de la sociedad, que lejos de presentar un alcoholismo típico, van a combinar otras sustancias, lo que  se conoce como poli consumo.

La red asistencial es amplia, sin embargo, estas asociaciones hacen una importante labor de llegar a donde los profesionales desde sus apretadas agendas no pueden. La rehabilitación de un enfermo alcohólico pasa por una reinserción social en la que los lazos de amistad y los lazos familiares tienen que volver a producirse. John Cameron, es miembro y ex presidente  de  la European Help Network for Alcohol Related problems ,EMNA, y defiende como clave del éxito en la recuperación, la ayuda mutua. Y esto es lo que hacen las asociaciones de alcohólicos rehabilitados en sus terapias de grupo. En base a sus experiencias personales orientan y ayudan a los que están en proceso de rehabilitación.

Según Cameron, investigaciones presentadas al Foro Europeo de Alcohol, muestran que alrededor de un 80% de la gente con problemas que acude regularmente a los grupos de ayuda mutua se recuperan. En Europa esa cantidad asciende a 100.000 personas por año. “La ayuda-mutua en Europa ahorra a nuestras naciones billones de euros cada año en términos de mejora de la salud, alta productividad y ahorros en todo el rango de prestaciones del bienestar. Por esta simple razón, tiene sentido para los Estados Europeos dar soporte a esos grupos”- explica el miembro de EMNA.

Pero a pesar de la eficacia en la recuperación, las asociaciones pasan por momentos complicados en España y en toda Europa, que tiene en función del país similitudes. “Con la situación de crisis actual cada vez llegan mayor número d  enfermos y con edades más tempranas y sin embargo, algunas asociaciones malamente subsisten y otras se van a ver obligadas a cerrar por los recortes en las subvenciones o porque cada vez éstas tardan más en llegar”, -explica el presidente de FARE, Ángel Velasco.

A continuación una imagen del asociacionismo en Europa, elaborado a partir de las intervenciones que tuvieron lugar en el Seminario Europeo dentro del Congreso Nacional de FARE, celebrado el pasado mes de octubre en Torremolinos, Málaga.

Asociacionismo en Europa

Por ese motivo, las ciudades más industrializadas del momento -como serían algunas zonas de Cataluña, País Vasco y la ciudad de Alcoy, en la Provincia de Alicante- se convirtieron en viveros de tabernas a las que iban antes, pero también después de la jornada laboral, para pasar su tiempo de ocio y desconectar. Conforme la sociedad va evolucionando el alcohol pasa a formar parte de la vida diaria y a estar aceptado socialmente. Este es el inicio del asociacionismo, dar respuesta a los numerosos enfermos que aparecen en España. Aunque en el principio las asociaciones carecían de una buena estructura o base- estaban dirigidas y formadas mayoritariamente por enfermos, enfermos rehabilitados y sus familiares- con el paso de los años se han ido reestructurando y configurando como entes mucho más preparados para hacer frente a la problemática. Psicólogos, médicos y profesionales en general, configuración de terapias de grupo, etc

A día de hoy las asociaciones, que se configuran en federaciones autonómicas que a la vez están bajo el paraguas de una federación nacional – que recibe el nombre de Federación de Alcohólicos Rehabilitados de España, FARE-  tienen que adaptarse además a las exigencias y necesidades de la sociedad, que lejos de presentar un alcoholismo típico, van a combinar otras sustancias, lo que  se conoce como poli consumo.

La red asistencial es amplia, sin embargo, estas asociaciones hacen una importante labor de llegar a donde los profesionales desde sus apretadas agendas no pueden. La rehabilitación de un enfermo alcohólico pasa por una reinserción social en la que los lazos de amistad y los lazos familiares tienen que volver a producirse. John Cameron, es miembro y ex presidente  de  la European Help Network for Alcohol Related problems ,EMNA, y defiende como clave del éxito en la recuperación, la ayuda mutua. Y esto es lo que hacen las asociaciones de alcohólicos rehabilitados en sus terapias de grupo. En base a sus experiencias personales orientan y ayudan a los que están en proceso de rehabilitación.

Según Cameron, investigaciones presentadas al Foro Europeo de Alcohol, muestran que alrededor de un 80% de la gente con problemas que acude regularmente a los grupos de ayuda mutua se recuperan. En Europa esa cantidad asciende a 100.000 personas por año. “La ayuda-mutua en Europa ahorra a nuestras naciones billones de euros cada año en términos de mejora de la salud, alta productividad y ahorros en todo el rango de prestaciones del bienestar. Por esta simple razón, tiene sentido para los Estados Europeos dar soporte a esos grupos”- explica el miembro de EMNA.

Pero a pesar de la eficacia en la recuperación, las asociaciones pasan por momentos complicados en España y en toda Europa, que tiene en función del país similitudes. “Con la situación de crisis actual cada vez llegan mayor número d  enfermos y con edades más tempranas y sin embargo, algunas asociaciones malamente subsisten y otras se van a ver obligadas a cerrar por los recortes en las subvenciones o porque cada vez éstas tardan más en llegar”, -explica el presidente de FARE, Ángel Velasco.

A continuación una imagen del asociacionismo en Europa, elaborado a partir de las intervenciones que tuvieron lugar en el Seminario Europeo dentro del Congreso Nacional de FARE, celebrado el pasado mes de octubre en Torremolinos, Málaga.

Asociacionismo en Europa

The following two tabs change content below.
Mireia Pascual Mollá
Editora de la Revista InDependientes. Además periodista en gabinete de prensa de Socidrogalcohol y CAARFE. Coordinadora de la campaña #RompeElEstigma. Monitora y periodista en GARA Alcoy. Colaboradora de Radio Alcoy, El Gratis y Hoja del Lunes. Miembro del Instituto de Investigación en Drogodependencias de la UMH y secretaria técnica de la publicación Health and Addictions. Miembro de la Asociación de la Prensa de Alicante y la Asociación Nacional de Informadores de Salud.