El alcoholismo en las minas peruanas

minas_peru_alcoholismo

El Centro Poblado de Santa Filomena está ubicado en el Distrito de Sancos, en la Provincia de Lucanas, Departamento de Ayacucho, en Perú. A unos 2500 m sobre el nivel del mar se encuentra una empresa minera llamada Satramina S.A. Desde Lima, la capital de Perú, de 10.000.000 de habitantes, hasta la zona de la mina en Filomena hay que viajar 10 horas en autobús. Una vez en el poblado arriba en la montaña de la mina, solamente existía la empresa que alimentaba a toda la población de la propia extracción de oro y plata y a su vez velaba por la educación de los niños de esas familias así como la sensibilización de diversos aspectos en la vida social del poblado y de los mineros. No hay agua potable ni natural y solamente hay un colegio para educación primaria y secundaria.

Diego Calvo tiene una consultoría en adicciones, es psicólogo y teólogo por la Universidad de Valencia y además es un adicto rehabilitado. Como conferenciante internacional le surgió la oportunidad de viajar a las minas de Satramina para hablar a los mineros de las consecuencias laborales del abuso del alcohol.

minas_peru_alcoholismo_·

minas_peru_alcoholismo_2

El consumo en general en Perú de alcohol es según la OMS de los mayores de América Latina. El acceso de la juventud al alcohol en Perú es muy alto. En las zonas mineras no había cultura del control y los mineros bebían al regresar a sus hogares tras los 40 días de trabajo y presentaban episodios violentos: “Hemos de destacar que desde que la empresa decidió apostar por este tipo de eventos culturales las muertes han descendido, tanto en el trato violento por alcohol, como en los riesgos laborales”, explica y añade: “Actualmente apenas consumen mientras residen en la mina. La empresa construyó una pista de deporte, un comedor social y en cierta medida los controla”.

educacion_peru_adicciones

Pero también a los profesores de los riesgos de poder contraer adicciones y a los niños del uso de las cabinas de internet, pues no tienen en las casas: “Lo realmente sorprendente para mí además del entorno donde pude trabajar y de las diferencias culturales y topográficas del lugar fue sin duda el hablarles sobre adicciones, en este caso al alcohol, ya que era algo que preocupaba a la empresa cuando estos mineros se marchaban”. Tenía que compaginar la asignación que cada minero recibía de “hojas de coca” para desempeñar sus funciones de trabajo y que la empresa proporcionaba (Obviamente diferentes a la cocaína europea). Las usan para aguantar más el trabajo de enorme carga física que tienen que soportar dentro de las “vetas” de la mina. Les proporciona energía y vitalidad. Cada trabajador recibe por parte de la empresa su “manjar de hojas de coca” al entrar en cada turno. “Por otro lado, la sencilla vida del poblado y de los niños que apenas tenían lo que nosotros tenemos hoy y que el agua realmente era el bien más cotizado y escaso”.

lkos_zarpazos_de_la_adiccion_diego_calvo

Calvo es, además, autor de una trilogía de libros ‘Los zarapazos de la adicción’ que responde a las tres grandes columnas de su proyecto educativo. En primer lugar, INFORMAR (no es suficiente). En segundo lugar, FORMAR (ha de cambiar al individuo desde “las entrañas”) y en tercer lugar, PREVENIR (acciones concretas preventivas): “La idea de una trilogía surge a la hora de tratar de agrupar mi experiencia como adicto y mis estudios en psicobiología de la drogadicción. Mis largos años “en el infierno” viviendo de cerca experiencias que trato de combinar con los datos más objetivos posibles”.

En una primera parte hay un acercamiento más personal, íntimo, de lo vivido, de lo sufrido y en una segunda parte se busca más una aplicación personal de lo vivido para que le sirva al lector. En la tercera parte se habla directamente del método o metodología para salir adelante.

El título de la trilogía respondea un juego de palabras simulando el arañazo o “zarpazo” de un tigre o un gato. Calvo explica que está relacionada esa imagen con lo que creen que produce la enfermedad de la adicción. Zarpazos, arañazos, etc., “Tratamos de identificarlos y tratarlos y/o curarlos si se puede”, concluye.

Agradecimientos: Diego Calvo por narrarnos este bella aventura
The following two tabs change content below.
Mireia Pascual Mollá
Editora de la Revista InDependientes. Además periodista en gabinete de prensa de Socidrogalcohol y CAARFE. Coordinadora de la campaña #RompeElEstigma. Monitora y periodista en GARA Alcoy. Colaboradora de Radio Alcoy, El Gratis y Hoja del Lunes. Miembro del Instituto de Investigación en Drogodependencias de la UMH y secretaria técnica de la publicación Health and Addictions. Vocal de la Junta de la Asociación de la Prensa de Alicante y miembro de la Asociación Nacional de Informadores de Salud.