El 60% de las mujeres adictas sufren violencia por parte de sus parejas

“La sociedad facilita en parte por su sistema patriarcal la violencia de género”, así lo ha afirmado esta mañana Gemma Altell, psicóloga de la Fundación Salud y Comunidad, quién ha asistido como ponente a la I Convención de la Confederación de Alcohólicos, Adictos en Rehabilitación y Familiares de España, CAARFE, que se celebra desde ayer en Salou y hasta el próximo lunes.

Altell ha hecho un repaso a la mirada que desde la sociedad se tiene de las mujeres con problemas de adicción. “Socialmente se nos han asignado unos roles de género tanto a hombres como a mujeres que nos hacen mucho daño”. Esta es la principal causa de que el tratamiento de las adicciones para mujeres deba tener en cuenta todos estos estigmas. Y es que hasta el momento  y de forma generalizada se han tratado los problemas de adicción desde una visión más masculinizada (con el hombre en el centro).

El 60% de las mujeres adictas sufren violencia por parte de sus parejas. Una mujer consumidora va a tener 15 veces más posibilidades de sufrir violencia que una mujer no consumidora.

Una mujer consumidora va a tener 15 veces más posibilidades de sufrir violencia 

La asesora técnica de CAARFE, Cristina Prados, habló también sobre estas diferencias de género ayer en la primera mesa participativa de la convención: “Aunque la adicción sea igual para todos, el contexto y el entorno de la enfermedad presenta muchas diferencias entre los hombres y las mujeres. Las causas del consumo no son las mismas ni tampoco sus consecuencias”.

Las dificultades a la hora de tratar las adicciones en las mujeres son muchas, según ha desarrollado Altell esta mañana: “El rol de género hace que muchas veces lleguen tarde al tratamiento, que estén expuestas a más juicios sociales por parte de la familia y las amistades, que en ocasiones abandonen el tratamiento porque no quieren abandonar a sus familias o que se recurra a la prostitución para poder sobrevivir con todos los problemas añadidos que esto implica”, ha explicado.

violencia_genero_adicciones

“A las mujeres se nos educa más que a los hombres en la necesidad de tener pareja y también para que se nos valore más desde fuera que desde dentro de una misma (autoestima)”. Y esto también repercute de forma negativa en los hombres. Los roles de género, la educación recibida a través de la sociedad en la que vivimos hace que, por ejemplo, se den más muertes (tres hombres por cada mujer) por conductas como deportes de riesgo, accidentes de tráfico, problemas con las drogas, etc. más asociados con la masculinidad.

El problema de la violencia de género es un ‘Iceberg’. Solo se ve la violencia física y sexual, pero en la parte inferior tenemos la violencia psicológica, los comportamientos confusos y las actitudes de desigualdad. Para afrontar la violencia, habrá que empezar por trabajar la igualdad de género.

Para seguir trabajando sobre la violencia y las adicciones, tras la conferencia se han desarrollado talleres prácticos.

The following two tabs change content below.
Independientes
Revista especializada en adicciones