• Home »
  • Expertos »
  • Efectos que tiene el consumo de sustancias en las actividades de la vida diaria

Efectos que tiene el consumo de sustancias en las actividades de la vida diaria

efectos_consumo_sustancias_en_vida_diaria

Alguna vez os habéis preguntado, ¿cuáles son los efectos que tiene el consumo de sustancias en las actividades de la vida diaria (AVD’s) de una persona con adicción? 

Antes de explicarlo sí que me gustaría que conocierais un par de definiciones que harán más sencillo el poder comprender el artículo. Estas son:

  • DISFUNCIÓN OCUPACIONAL: resulta de la interrelación entre factores biológicos, psicológicos y ecológicos (G. Kielhofner). Una disfunción en el desempeño ocupacional ocurre cuando al individuo, con capacidad limitada, le falta confianza y no sabe cómo resolver el problema efectivamente para compensar sus limitaciones, encontrando barreras físicas y sociales.
  • IDENTIDAD OCUPACIONAL: la componen los roles y relaciones, los valores, el concepto de uno mismo, los deseos y las metas personales (G. Kielhofner, 2006).

Una vez visto estas definiciones ahora sí que puedo comenzar a desarrollar el artículo:

La adicción es una patología que genera discapacidad en el individuo, ya que por el consumo de drogas se altera el funcionamiento cerebral; por lo que nos encontramos de forma generalizada con el hecho de que existe un abandono en las actividades de la vida diaria (bajo cuidado de su imagen, falta de rutina de aseo corporal, alimentación, vestido, etc.). La persona con adicción tiende a priorizar otras actividades asociadas al consumo de drogas. Y en el área del sueño sus ciclos circadianos están alterados.

En relación a la movilidad funcional se presentan alteraciones que interfieren en el desempeño de actividades.  Tienen disminuidas las destrezas y habilidades en el desempeño para tareas básicas del hogar, como es el de responsabilizarse del manejo de las medicaciones pautadas, dinero, etc.

Respecto al trabajo y a la educación: se manejan con rutinas disfuncionales en la planificación y realización de los mismos. El cuidado de terceros también puede presentar carencias en ciertos hábitos para su desempeño, por dejadez sobre todo. Y también por la falta de atención y concentración a la hora de poner en práctica una tarea continuada.

En cuanto al Ocio, este se identifica principalmente con actividades relacionales y donde se producen normalmente los hábitos de consumo la mayoría de veces.

Es por ello que las tres áreas de la ocupación (productividad, autocuidado y Ocio/Tiempo libre) se encuentran dañadas y dan lugar a una disfunción ocupacional. Es decir que no pueden llevar a cabo una vida normalizada.

Y entonces, ¿en qué momento se dan cuenta o comienzan a acudir a tratamiento dichas personas? 

Las personas con problemas de adicciones comienzan el tratamiento en el momento en el cuál se dan cuenta que su identidad ocupacional se ve afectada.  Tienen perdida de roles, abandono de rutinas y hábitos saludables y funcionales.

Una vez que la persona es consciente de esto,  llega la normalización del estilo de  vida, es decir; cuándo se intenta conseguir llevar a cabo el paso de la autonomía a la inclusión.

Para ello, se ha de seguir el orden de los subprocesos de tratamiento;  y tener en cuenta a la vez, que existen estadíos de cambio en la persona.

subprocesos_tratamiento_adicciones

estadios_cambio_persona_adiccion

Para comenzar el proceso de intervención terapéutico se ha de seguir diferentes fases del subproceso de tratamiento. Y el orden es el siguiente:

 En la Desintoxicación,  la persona técnica acompañará a la persona en la superación de la sintomatología derivada de la deprivación del consumo o síndrome de abstinencia, asesorándola sin olvidarnos también de sus familiares. Se trabajará de forma individual y grupal  para iniciar procesos de cambio de comportamiento y así elaborar una convalecencia activa en la que la contención externa sea comprendida y aceptada por la persona.

 Una vez superada esta fase, pasamos a la deshabituación/ habituación ocupacional. Esta etapa es de las más largas, ya que los hábitos instaurados durante el periodo de consumo están arraigos, y eliminar estos y sustituirlos por otros nuevos, requiere de gran disciplina y compromiso. La persona tiene que aprender también en esta fase a contrarrestar el craving. Supone para el individuo conseguir tolerar el esfuerzo y  las frustraciones. En este momento se va incidir en que comprenda y asuma la responsabilidad de su evolución en el proceso de intervención para su mejoría. La recuperación es suya y la persona es la protagonista de su proceso de cambio.

Por último, una vez consolidada la abstinencia, instaurados nuevos patrones ocupacionales funcionales, adquiridas las destrezas para el trabajo y habilidades para el desempeño en las relaciones y en el ocio, nos encontraríamos en el momento  de iniciar la puesta en marcha del proceso de forma activa, en el medio comunitario normalizado. Es lo que se conoce como etapa de inserción/reinserción ocupacional

 La normalización del estilo de vida viene dado al conseguirse un cambio de patrones ocupacionales más adaptativos, competentes y saludables, que supongan para la persona y su entorno social y afectivo un bienestar gratificante y satisfactorio.

 Respecto a los estadíos de cambios de la persona que nos encontramos y que hay  que tener en cuenta son:

  • Estadío de Precontemplación,  la persona no cree que sea necesario realizar ningún acto terapéutico o abordar algún cambio. No existe conciencia de que su desarrollo ocupacional sea disfuncional para sí mismo ni para el entorno. En este estadío se han de aplicar intervenciones hacia el trabajo  de autopercepción, autoconocimiento y del control  de la realidad del entorno.
  • En la Contemplación es cuando la persona tiene un acercamiento a la conciencia el problema. Atisba necesidad de cambio y se puede plantear dejar de consumir drogas, pero aún no ha dado el paso ni ha hecho nada al respecto. En este estadío se intenta procurar modificar y aumentar sus intereses hacia el cambio, intentando lograr que se establezcan colaboración y alianza terapéutica.
  • En el estadío de Preparación o de recaída puede verse como el fracaso de su tratamiento. Se tiene que entender como que puede ser una parte de la enfermedad y cuando sucede se ha de procurar que esta sea lo menos impactante posible que se resuelva rápidamente. La persona como parte de su tratamiento ha de incorporar mecanismos de alerta que le hagan saltar los resortes para prevenir la recaída.
  • En la Decisión y Acción (cambio) la persona hace un propósito firme hacia el cambio y decide acciones específicas. Empieza a responsabilizarse en nuevos hábitos cotidianos y percibe la repercusión de los mismos en sí mismo y en su entorno más cercano. Existe en la persona conciencia del problema, de necesidad de cambio.
  • Y por último, la persona se encuentra con el Mantenimiento y consolidación de la abstinencia. Tras un equilibrio ocupacional funcional la persona debe mantener las nuevas rutinas, anclar los hábitos saludables eficientes y adaptativos, practicar los recursos y habilidades adquiridas, instaurándolos de forma permanente en su vida y así conseguir mantener una conducta adaptada, consolidar la abstinencia y evitar las recaídas.

En forma de conclusión, solamente comentar que lo primero que se tiene que tener en cuenta a la hora de poder llevar a cabo un tratamiento es valorar que AVD’s están dañadas, cuáles son sus roles e intereses (en el pasado, presente y futuro). Cuáles son sus necesidades, y qué es lo que quieren conseguir.

 Siempre hay que tener en cuenta en que estadío se encuentra la persona para poder comenzar con el proceso de intervención del tratamiento. Todo esto haciendo participe a la persona en todo su proceso, empoderándolo y creando un vínculo con la persona. Sin olvidarnos que la familia es un pilar importante de la rehabilitación y va a estar presenta de forma directa e indirectamente.

Bibliografía:

  • American occupational therapy association. “Occupational Therapy practica framework: Domain and process” (2008). AmJ.Occup.Ther.62:625-683. (Traducción al español autorizada por la asociación americana de T.O.2009).
  • Kielhofner, G. (2006). Fundamentos conceptuales de la Terapia Ocupacional. Buenos Aires: Panamericana.
  • Jorge Callejo Escobar, María del Carmen Calvo Ruiz. (2015) “Guía de intervención en drogodepencias en Terapia Ocupacional”