Dos historias sobre la vivencia de ser toxicómano y preso

Hace unos días, publicamos en la Revista InDependientes la entrevista a Luis Daniel Martín, miembro de Marea Blanca y autor de Marea Blanca. El libro de la sanidad pública española (partes 1 y 2). En este libro, Martín, entre otros relatos y vivencias, ha recogido historias de personas adictas a alguna droga y que, además, están recluidas en algún centro penitenciario. El autor de este libro quiso compartir con esta publicación dos de estas historias. Nos quedamos con sus palabras:

presoenfermo

Ser preso y, además, toxicómano/ http://1.bp.blogspot.com/-HshICwlQYks/UNFplQg6B1I/AAAAAAAAKYw/33YR5bkdIq4/s400/presoenfermo.jpg

“Me llamo Fernando. Soy preso en la prisión, pero no preso en la vida. Sé lo que quiero y cómo lo quiero, aunque a veces no me dejen querer. Hace cosa de dos años fui con mi mujer a una clínica dental privada. En primer lugar, a la médico que había tuve que comunicarle que era portadora del VIH. Ella nos dijo que volviéramos otro día para darnos presupuesto. Cuando volvimos nos dijo que tenía que utilizar todo el material desechable y aparte un traje ignífugo. En resumen, la extracción de una muela le saldría por 500 euros. La contestación de mi mujer fue que ella le había sido sincera y que por supuesto no se sacaría la muela allí, pero que se cuestionara a cuánta gente había atendido que no le había dicho que eran portadores del VIH.

Soy preso en la prisión, pero no preso en la vida

En otra ocasión, acompañé a mi madre a la doctora internista. Teníamos hora a las 12 de la mañana. Cuando llegamos a la consulta estaban dos pacientes más citados. Al hacerse las 13:30 y no llamar nadie me acerqué a la puerta y no había nadie. Seguidamente fui a protestar a las enfermeras y me dijeron que la doctora, como no había nadie, se había ido a casa. En resumidas cuentas, nos atendieron dos horas después y yo tuve que poner la reclamación correspondiente. ¿Saben a qué pertenece todo esto? ¿saben por qué no nos atendieron a tiempo? ¿saben por qué la primera doctora nos puso tantas pegas? Nos puso tantas pegas porque yo soy preso. Nos puso tantas pegas porque además soy toxicómano y mi aspecto no es el adecuado.

                                                                                                                           Fernando”.

Tengo VIH, pero ahora puedo andar y estoy bien gracias a ellos que trabajaron por mí y para mí

“Mi nombre es Mario. Soy toxicómano. Hace poco tuve un golpe en la pierna y no quería ir al hospital. Cuando ya no podía andar me llevaron mis familiares al hospital general. Me miró un médico fenomenal que se volcó conmigo. Tanto él como los demás profesionales me hicieron la primera intervención. Yo no podía aguantar ese profundo dolor, pero, claro, como soy preso y toxicómano, pues no me puedo quejar. Los médicos lo vieron y con la primera operación no tuvieron bastante. Tuvieron que operar una segunda vez y una tercera para reconstruirme la pierna. Yo no podía con el dolor. Me operaron una cuarta vez y una quinta. Había perdido mucha sangre y me retorcía. Había una enfermera que psicológicamente me ayudaba: ‘Venga, campeón, con lo que has pasado ya, esto es solo un suspiro’. Yo le decía que ya no volvería a andar más y, claro, me operaban, pero no podían cerrarlo bien, pues tenían que reconstruirme la pierna. Y me tiré así dos meses en el hospital. Tengo VIH, pero ahora puedo andar y estoy bien gracias a ellos que trabajaron por mí y para mí tanto en el físico como en mi mente. Gracias.

                                                                                                                                           Mario”.

Si quiere leer la entrevista a Luis Daniel Martín, miembro de Marea Blanca y autor de Marea Blanca. El libro de la sanidad pública española, pinche en los siguientes enlaces:

Parte 1

Parte 2

The following two tabs change content below.
Independientes
Revista especializada en adicciones