Desdrogadicción a priori

prevencion_aulas

Continuación del artículo: La desdrogadicción en las aulas 

Como bien señalamos en la serie concluida por el artículo citado sobre estas líneas, hace falta cambiar algo en la forma en la que educamos a nuestros alumnos de para hacer frente a las drogas. Muy a sabiendas de lo vago de la expresión, comienzo una nueva serie que tendrá como objetivo aclarar, seleccionando desde la preferencia personal una serie de  planteamientos empíricos, aquello que se podría llevar a las aulas para dotar a nuestros alumnos de herramientas con un mayor potencial preventivo.  Me veo en la obligación de señalar que estos procedimientos, repito, contrastados y validados, han de llevarse a cabo por profesionales preparados para realizarlos. Realizarlos de forma anómala podría llevarnos a nosotros y a nuestros alumnos hacia un espejismo de seguridad que les haría más vulnerables, si cabe, ante ellas. Por ello, concibo estas técnicas para ser adaptadas al aula basándose en la información que aquí expondré y, en próximos artículos se desarrollarán.

A modo de encuadre, decir que pese a la crisis por la que está pasando el paradigma Cognitivo-Conductual que impera en nuestro país (y en muchos otros), existen evidencias aportadas por una amplia serie de Tratamientos Clínicamente Apoyados (ECAs) que avalan el uso de dichas técnicas (describiendolas como “con apoyo experimental modesto” como poco), que cualquier lector interesado puede revisar de quererlo en la página oficial la Asociación Estadounidense de Psicología, o APA, encargada y principal promotora del rigor en la metodología.

Sin remontarnos más de medio siglo y refiriéndonos al apartado más conductual, encontramos a Joseph Wolpe defendiendo la Desensibilización Sistemática (DS) y a un desarrollo posterior de la Exposición. Seguidamente, hablando ahora de la rama cognitiva, también tenemos a los planteamientos modernistas de Beck y Ellis, defendiendo la Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC) y la Terapia Cognitiva (TC) respectivamente.  Así pues, desarrollos posteriores enuncian el Condicionamiento Encubierto, el Entrenamiento en Resolución de Problemas y la Inoculación de Estrés, aplicables todos al ámbito que nos ocupa.

Tomando más de frente la crítica actual al modelo, están en auge las Terapias de Conducta de Tercera Generación, tales como la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT por Hayes, Strosahl, Wilson y Luciano entre 1999 y 2012) y, pese a levantar ampollas, el Mindfulness (Kabat-Zinn entre 1990 y 1994) nacido de la conocida filosofía zen.

Todos estos modelos disponen de herramientas, desarrollan habilidades o tienen apartados aplicados directamente al ámbito de la drogadicción.  Algunos de ellos preventivos (Inoculación del Estrés, Entrenamiento en Resolución de Problemas y el Condicionamiento Encubierto) y otros una vez que hemos encontrado comportamientos problema que quisiéramos cambiar, en los que se podrían aplicar prácticamente todos.

Por una parte, tanto la Exposición como la DS permitirían que nuestros pupilos inhibieran conductas motivadas por evitación de la ansiedad, tales como rechazar un ofrecimiento de un allegado o alguien a quien no quisieran defraudar.  Los paradigmas cognitivos (TREC y TC) dotarían de una percepción de la realidad fiable, fundada, a través de procedimientos socráticos, analíticos y veraces que dejaran de lado las interpretaciones anómalas y distorsionadas (positivamente) que muchos de ellos tienen sobre el consumo.  El Condicionamiento Encubierto reforzaría conductas motivadas por otros instancias que no fueran el consumo, mientras que unas buenas capacidades de resolución de problemas les darían las herramientas necesarias para, valga la redundancia, salir de una tesitura en la que se les incite al consumo.  La Inoculación del Estrés les permitiría blindarse ante situaciones en las que el consumo fuera una salida, luchando, gracias al fuerte vínculo personal que hayan establecido con sus propios valores por medio de la terapia ACT.  En su mayoría, estas actuaciones ven reforzada su efectividad por medio de la implementación de Mindfulness como modo de colofón final.

Existen formas de ayudarles, de prevenir, de tratar.  Formas empíricamente probadas de que nuestros alumnos salgan de las aulas con las herramientas suficientes como para que las drogas sean una preocupación menor en sus (y nuestras) vidas.

The following two tabs change content below.
avatar

Miguel Martinez Notivol

Licenciado en Magisterio de Educación Primaria por la Universidad de Zaragoza y futuro Psicólogo Educativo
avatar

Latest posts by Miguel Martinez Notivol (see all)