Bienestar

Cuidado dental por tabaquismo

dientes_blanqueamiento_adicicon

El tabaquismo tiene muchas consecuencias a nivel físico. La Organización Mundial de la Salud recuerda cada año en el Día Sin Tabaco, celebrado el 31 de mayo, la elevada morbimortalidad asociada al mismo. Por supuesto, como cualquier otra adicción, también tiene consecuencias psicológicas. El tabaco provoca mucho craving, es decir, ‘deseo de consumo’, lo que popularmente se conoce como el ‘mono’. Y además, tiene consecuencias a nivel social, seguramente diferente a otro tipo de consumo de drogas, pero causa molestias en el entorno cercano y se añade el problema de ‘fumador pasivo’, aquel que va a tener consecuencias en la salud sin fumar pero consecuencia de respirar el humo de la persona que tiene al lado. Entre las consecuencias físicas, se suele hablar de enfermedades asociadas, muchas de ellas de carácter cardiorrespiratorio y a largo plazo de dolencias graves como neumonías o incluso cáncer.

Si se habla desde un nivel más superficial pero fácilmente detectable, los fumadores suelen tener como consecuencia un amarillento tono en los dientes o unos dientes manchados, pero no son estos los únicos problemas en la boca derivados del tabaquismo:

  • Mal aliento. Se conoce como halitosis, está causado por las modificaciones que se producen en la cantidad y calidad de la saliva lo que altera la microbiana bucal.
  • Caries. El tabaco disminuye el flujo salival e incrementa el riesgo de caries.
  • Problemas y enfermedades periodontales. Esta enfermedad causa la pérdida progresiva de los dientes como consecuencia de que la encía recibe menos sangre y oxígeno.
  • Leucoplasia. Se trata de la aparición de una mancha blanca en cualquier zona de la mucosa de la boca que no se va con el raspado. Se trata de una lesión premaligna.
  • Cáncer de cavidad oral. El cáncer es uno de los principales riesgos de los fumadores. Cánceres de todo tipo: de pulmón, de laringe o de cavidad oral, entre otros. El riesgo de cáncer en la cavidad oral es 6 veces superior al de un no fumador.

Todos estos problemas de salud bucodental son derivados del tabaquismo e incluso el más simple mal aliento, problema de caries o manchado de dientes, es importante que sea controlado y revisado por un dentista con cierta regularidad, tanto si se ha decidido abandonar la adicción al tabaco como si la decisión es la de seguir consumiendo. También será interesante realizar un blanqueamiento dental que permita controlar la aparición de cualquier complicación. Aunque evidentemente, lo recomendable siempre es seguir un tratamiento de deshabituación tabáquica con un apoyo psicoterapéutico, y en caso de ser necesario, con apoyo farmacológico guiado por un profesional de las adicciones o el propio médico de atención primaria.

post patrocinado ind

The following two tabs change content below.

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
Independientes
Revista especializada en adicciones
    Next Article:

    0 %

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies