• Home »
  • Actualidad »
  • Cualquier cantidad de alcohol en el embarazo afecta a los genes del futuro bebé

Cualquier cantidad de alcohol en el embarazo afecta a los genes del futuro bebé

9_sept_2019_sindorme_alcoholico_fetal

Los sanitarios y profesionales de las adicciones coinciden desde hace años en la recomendación de que durante el embarazo y la lactancia, el consumo de alcohol debe ser cero. Se sabe que no hay cantidad de alcohol segura porque el alcohol es un teratógeno que atraviesa fácilmente la placenta afectando al normal desarrollo fetal. Sin embargo, no se sabía con exactitud cuál podía ser la consecuencia de un consumo puntual (que no prolongado y continuado en el tiempo), por ejemplo, de tomar una cerveza o un vaso de vino durante la gestación. A pesar de las recomendaciones de los expertos y de la evidencia del daño, un 9’8% de las mujeres embarazadas a nivel mundial consumen algo de alcohol durante el embarazo, cifra que se eleva hasta el 45% o más en algunos países como Irlanda (60’4%) o Dinamarca (45’8%). Los datos españoles no son tan distintos. Según un estudio realizado hace un par de años en el Hospital Clínic y el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, determinó que el 40% de las embarazadas consume una cantidad importante de alcohol (2 unidades de bebida estándar) y un 60% bebe alguna cantidad de alcohol, por pequeña que sea. La baja percepción de riesgo de las madres a la hora de tomar cerveza o vino durante el embarazo, está directamente relacionada con el bajo nivel educativo, el número de embarazos previos y otros valores obstétricos (según el estudio ‘Pregnant Women’s Risk Perception of the Teratogenia Effects of Alcohol Consumption in Pregnancy’).

Un estudio recientemente publicado en la revista ‘Alcoholism: Clinical and Experimental Research’ pone de manifiesto, por primera vez, que el consumo de más de 4 consumiciones por ocasión, por lo menos 1 vez a la semana, o bien más de 3 consumiciones a la semana durante el embarazo, puede producir cambios epigenéticos en dos genes de la madre y también del fututo bebé.  Concretamente afecta a los genes responsables del ciclo circadiano y las hormonas del estrés. El ciclo circadiano son el conjunto de cambios físicos, mentales y conductuales que se experimentan a lo largo del día con el cambio de luz en un organismo y, que permite dormir por la noche y permanecer despierto durante el día. Además, también controla las respuestas específicas de algunas células. Las hormonas del estrés, por otra parte, son las que intervienen en la respuesta del organismo ante situaciones de peligro o de amenaza y de cuyo normal funcionamiento depende de una buena tolerancia al estrés.

Cuando la impregnación alcohólica del embrión o del feto es grave, es posible que se produzca la muerte fetal durante el embarazo. Cuando el embarazo llega a término el bebé puede presentar un síndrome alcohólico-fetal (SAF) que puede cursar con malformaciones cardíacas, alteraciones características de los rasgos de la cara y retraso mental. Y cuando la impregnación fetal es menor se puede producir un trastorno del espectro alcohólico-fetal (TEAF) que en los niños cursa con déficit de atención, alteraciones del comportamiento y de la adaptación a la escuela. Todas estas alteraciones son persistentes y las personas afectadas van a estar enfermas o van a requerir la tutela de sus padres o de instituciones protectoras durante toda su vida.

9 del 9

El día 9 del mes 9 (en referencia a los meses de embarazo) es el día mundial de esta enfermedad. Los Trastornos del Espectro Alcohólico Fetal (TEAF) son un grupo de trastornos que ocurren en personas cuyas madres  consumieron alcohol durante el embarazo. Estos efectos pueden incluir problemas físicos, de conducta o aprendizaje. Es causa principal de retraso mental en Europa y fracaso escolar. Se estima que el 2% de niños en edad escolar tiene TEAF. El TEAF incluye los 4 síndromes que pueden ser producidos por la exposición prenatal al alcohol. Los síndromes son: 1) Síndrome Alcohólico Fetal (SAF) 2) Síndrome Alcohólico Fetal Parcial (SAFP) 3) Defectos del Nacimiento Relacionados con el Alcohol y 4) Trastornos del Neurodesarrollo Relacionados con el Alcohol. La afectación y gravedad está directamente relacionada con la cantidad de alcohol consumida y el momento de gestación en que se tomó.

Hoy, con motivo de la celebración del Día Mundial del TEAF se han reunido en Madrid asociaciones de afectados por esta enfermedad 100% prevenible. El objetivo es visibilizar las consecuencias del consumo de alcohol durante el embarazo y reclamar la necesidad de recursos para las personas afectadas por este trastorno.

Socidrogalcohol y CAARFE (Confederación de Alcohólicos, Adictos en Rehabilitación y Familiares de España) forman parte de este colectivo de asociaciones que cada año se unen para trabajar de forma conjunta por mejorar la salud y bienestar de los niños y niñas afectados por TEAF y recordar a la sociedad que el consumo de alcohol durante el embarazo y la lactancia debe ser cero.

*Que afecte a los genes significa que aunque no altera el ADN sí puede alterar la expresión sobre el individuo. Por ejemplo, una enfermedad puede estar presente en los genes del ADN y no manifestarse/expresarse debido a factores la epigenéticos (factores externos como el modo de vida, el medio ambiente, etc.). En este caso el alcohol no modifica el ADN pero interfiere en la manifestación/expresión, apareciendo en este caso problemas en el ritmo circadiano y las hormonas del estrés.

The following two tabs change content below.