Coronavirus y consumidores de tabaco

declaracion_tabaco_2018_mundial

El Coronavirus, ya lo sabréis, son virus que circulan entre algunos animales y algunos también pueden afectar a seres humanos, casi siempre presenta síntomas leves. El COVID-19, una nueva cepa del virus, fue detectado en China a finales de 2019, este es el virus que está ahora afectanddo a España y muchos países en todo el mundo, y el que ha hecho que la propia OMS haya decretado una pandemia mundial. Esta no se había visto antes en humanos. Los síntomas más comunes son fiebre, presente en un 83% y, tos en un 82%. Las dificultades respiratorias están presentes en un 30%. La incubación se produce entre 2 a 7 días.

Las personas vulnerables, según el Ministerio de Sanidad son:

  • Personas mayores de 60 años
  • Personas con hipertensión arterial
  • Personas con diabetes
  • Personas con enfermedades cardiovasculares
  • Personas con enfermedades pulmonares crónicas
  • Personas con cáncer
  • Personas con inmunideficiencias
  • Mujeres embarazadas (aunque existe poca evidencia al respecto)

Las personas que fuman o vapean son también más vulnerables a sufrir síntomas más severos del Coronavirus. Esto sucede porque la cotinina (un metabolito de la nicotina) presente en el cuerpo de los fumadores o fumadores pasivos tienden a aumentar el riesgo de padecer fallos respiratorios. Como el virus produce complicaciones respiratorias se ha observado efectos más adversos. También sucede con los cigarrillos electrónicos, según el Centro de Investigación y Educación para el Control del Tabaquismo, estos reducen la capacidad de los pulmones defenderse de infecciones.

El problema principal del virus es que tiene una rápida expansión y que no existen tratamientos específicos, aunque algunos estudios recientes han mostrado cierta eficacia con el uso de antivirales. Sí se pueden tratar sus síntomas pero no mediante antibióticos al ser una infección producida por un virus.

MEDIDAS A TOMAR

medidas a tomar

COVID19_que_hacer

 RECOMENDACIONES PARA INFORMARSE

Es normal que la población esté asustada, es una situación nueva a la que no nos hemos enfrentado con anterioridad, sin embargo, el miedo y pánico no son las respuestas más adecuada. Es importante que se recurra a fuentes de información fiables, estas son fuentes oficiales: Ministerio de Sanidad, Consejerías de cada región o Gobierno Regional y Ayuntamiento de la localidad que corresponda. Hacer caso a los comunicados oficiales y a medios de comunicación de dilatada experiencia que contrasten información con esas mismas fuentes de información. Se puede obtener mediante las cuentas oficiales de esas administraciones (fuentes oficiales) o en sus páginas web. El Ministerio de Sanidad, por ejemplo, emite todas las informaciones en base a la evidencia científica de sus técnicos especializados en epidemiología, expertos reales en epidemias y pandemias como la que estamos sufriendo.

Importante:
  1. No hacer caso a las informaciones que nos llegan por las redes sociales, sobre todo y especialmente por el Whatsapp, no sabemos su origen
  2. Acudir a fuentes de información oficiales:
  1. No divulgar informaciones cuya procedencia desconozcamos
  2. Hacer caso a las recomendaciones de las autoridades aunque no gusten
  3. Autoprotegerse mediante las medidas de higiene y distancia
  4. Pensar en la salud colectiva no solo individual
  5. No propagar miedo, ni bulos ni caos
  6. Contribuir a la cooperación y colaboración comunitaria