• Home »
  • Expertos »
  • Comunicación eficaz con nuestro hijo ¿Qué tengo que hacer para que mis hijos me entiendan?

Comunicación eficaz con nuestro hijo ¿Qué tengo que hacer para que mis hijos me entiendan?

comunicacion_adicciones

Una de las grandes preocupaciones que aparece en familias donde uno de los padres presenta trastorno adictivo es cómo prevenir que los hijos desarrollen ese mismo trastorno.

Ante esto, la gran estrategia, la mejor, y que está en manos de la familia, es tratar de tener una relación de confianza y una comunicación eficaz con los hijos.

Se trata de una estrategia común para todas las familias, si bien, en las que existe un miembro con un trastorno adictivo, las vivencias y los recuerdos pueden reforzar esta línea de prevención.

Una buena comunicación facilita el diálogo y esto nos ayuda a poder compartir sus ilusiones y sus preocupaciones.

Para que se dé una buena comunicación debemos poder hablar, discutir y opinar de cualquier tema, respetando la opinión de cada uno. En muchas ocasiones, los padres limitan las conversaciones con sus hijos a aquellos aspectos que más les preocupa, como por ejemplo la escuela, las salidas o los amigos. Esto hace que los niños se sientan a veces observados y echan de menos un espacio para poder expresar lo que realmente sienten y piensan. Para que los niños puedan hablar de sus sentimientos deben encontrar un ambiente receptivo y una actitud positiva por parte de los padres, que deben escucharles y mostrarse respetuosos con sus opiniones, aunque no siempre sean coincidentes.

Cualquier edad es buena para hablar de cualquier tema si se hace de un modo comprensible y utilizando un lenguaje apropiado.

MANERAS DE COMUNICARSE EFICAZMENTE CON LOS HIJOS

• Es aconsejable comenzar la comunicación efectiva cuando los hijos son pequeños, pero si eso no ha sido posible por diferentes circunstancias, cualquier edad es buena para comenzar, ¡más vale tarde que nunca!

 Los padres tienen que intentar estar disponibles para contestar preguntas o para hablar con sus hijos. Los niños que se sienten queridos y aceptados por sus padres son más capaces de compartir sus sentimientos, pensamientos y preocupaciones.

• Comunícate al nivel del niño. Cuando los padres se comunican con sus hijos, es importante que lo hagan al nivel del niño, verbal y físicamente. Para ello deben tratar de usar un lenguaje apropiado a la edad de sus hijos para que puedan entender y ponerse a su altura, en sentido literal, o estar los dos sentados en una mesa, o tumbados en la cama, o agacharse para poner nuestra mirada a la altura de la del niño.

• Aprender realmente a escuchar. Para ello los padres deben dejar a un lado lo que están haciendo, manteniendo el contacto con la mirada, sonriendo… pero sin interrumpir.

• Haga preguntas. Algunas preguntas ayudan a mantener el curso de una conversación, preguntas fáciles de contestar. Debemos evitar que las conversaciones se conviertan en interrogatorios.

• Expresa tus ideas y opiniones con tus hijos. Para que la comunicación sea efectiva debe ir en dos direcciones.

• Aprovecha los momentos de las comidas para establecer diálogos, discutir de cosas importantes para la familia… También se pueden utilizar para hablar de cosas positivas que han ocurrido durante el día.

• ¡¡¡Los padres no lo saben todo!!! Cuando no sepas algo admítelo. Es mucho mejor que los padres demuestren a sus hijos que ellos son humanos y que no saben todo, que inventar alguna respuesta que puede ser falsa.

• Es importante que los padres sepan cuanta información necesitan sus hijos y asegurarse de que esta información sea apropiada a la edad de sus hijos. Los padres deben alentar a los niños a hacer preguntas, ya que esto les ayudará a enterarse del tipo de información que buscan los hijos.

CÓMO EVITAR LA COMUNICACIÓN NEGATIVA

Muchos padres no son conscientes de que a veces utilizan formas negativas para comunicarse con sus hijos. Son hábitos y formas que los padres deben evitar:

• Repetir  algo que ya se ha dicho y dar más información de la que es necesaria sin dar cabida a otras opiniones o ideas

• Interrupciones: Cuando los niños estén hablando, los padres deben darles la oportunidad de terminar lo que están diciendo antes de que ellos hablen.

• Críticas: Los padres no deben criticar los sentimientos, las opiniones o las ideas de sus hijos, ya que esto puede afectar su autoestima. Cuando sea necesario, los padres pueden criticar cierta conducta o lo que sus hijos han hecho.

• Tratar de controlar a sus hijos usando sentimientos de culpabilidad: Intentar que los niños se sientan culpables por sus opiniones, sentimientos y/o acciones daña la relación entre padres e hijos.

• Usar el sarcasmo: Los padres están usando el sarcasmo cuando dicen algo que no quieren decir, o insinúan lo opuesto a lo que dicen por el tono de su voz.

* Decirles cómo deben resolver sus problemas: Los padres deben dejar a los hijos que busquen soluciones a sus problemas.

• Las humillaciones (como nombres ofensivos, ridiculizar, culpabilizar, comparar…). Las amenazas y las mentiras, harán que no haya un clima de confianza entre ellos.

• Negar los sentimientos: Cuando los niños les dicen a sus padres como se sienten, éstos no deben tomarlo a la ligera.

comunicacion_adolescente

COMUNICACIÓN CON EL ADOLESCENTE

Mantener el diálogo con los hijos adolescentes es bastante más difícil que en la infancia. A esta edad, hay que buscar formas de comunicación más adecuadas a los intereses de los jóvenes y que les hagan sentir que se les tiene en cuenta y se respetan sus opiniones.

La adolescencia es un momento delicado para los padres, que deben armarse de paciencia y emplear sus mejores habilidades comunicativas para no acabar enfrascados en discusiones acaloradas, e intentar  facilitar un clima que invite al apoyo emocional (que siguen necesitando) y la negociación de las normas.

A esta edad, los hijos tienden a poner a prueba a los padres, separarse de ellos para ganar autonomía y, a veces, para llamar la atención si no lo logran de otro modo.

Para minimizar todo esto los padres tendrán que poner en práctica importantes habilidades comunicativas:

• Estimular al adolescente a que hable; no interrumpirlo bruscamente ni impedir que exprese lo que piensa.

• Compartir sus sentimientos, actitudes y pensamientos.

• Intentar destacar lo positivo que puede haber en cada situación, tratando de reforzar las cualidades del adolescente para resolver el problema.

• Manifestar a los hijos el afecto que se tiene por ellos.

• Estimular la independencia. Hay que evitar proteger en exceso a los hijos, tomar decisiones o solucionar problemas por ellos, porque así dificultamos el logro de la autonomía.

• La necesidad de intimidad. El adolescente necesita sentir que sus padres confían en él y respetan sus necesidades de intimidad.

• Fijar límites. Los límites lo son positivos y necesarios. Saber cuándo decir “no” es fundamental para poder ejercer una autoridad eficaz. Ayuda a los hijos a desarrollar su autocontrol, construir su autoestima y ganar seguridad en sí mismos, a la vez que favorece el desarrollo de una escala de valores, la adquisición de habilidades sociales y la adopción de hábitos de vida saludables.

La comunicación franca y efectiva requiere mucho trabajo y práctica. Hay que entender que los padres no son perfectos y que es fácil cometer errores. Lo importante es esforzarse para comunicarse con los hijos desde que son pequeños. La familia es un punto de referencia capital para el niño y el joven. En ella deben aprender a dialogar favoreciendo así el desarrollo de actitudes como la tolerancia, la asertividad, la capacidad de admitir los errores y de tolerar frustraciones.

The following two tabs change content below.
Cristina Prados

Cristina Prados

Psicóloga de la asociación AARIF de Illescas y coordinadora del comité asesor técnico de CAARFE