Cerveza y síndrome alcohólico fetal

Comienza el verano y con él las campañas contra la deshidratación, enfocadas especialmente a niños, ancianos y embarazadas. Sin embargo, éstas no sólo están dedicadas al consumo de agua, sino muchas animan a las embarazadas a consumir cerveza sin alcohol.

La cerveza es una bebida saludable, dentro de los parámetros nutricionales y si nos basamos en un consumo moderado de uno o dos vasos; siempre y cuando hablemos de personas totalmente sanas, sin ningún tipo de adicción, en edad adulta y sin estar embarazadas. Para estos casos especiales, las industria alcoholeras lanzan dos tipos de esta bebida: la denominada sin alcohol y la 0,0. Aun así, éstas no están totalmente libres de esta sustancia; en el caso de la de sin alcohol, se encuentra menos del 1% -que es el margen al que están sometidos los fabricantes-. Si analizamos la 0,0, el porcentaje de alcohol encontrado sería inferior al 0,01%.

bebe

Por lo tanto, con estos datos, de recomendar un tipo de cerveza sería la 0,0, ya que la cantidad de alcohol es casi inexistente. Sin embargo, este “casi” es contradictorio a la definición del síndrome alcohólico fetal (SAF) en la que se reafirma que es una afección caracterizada por rasgos faciales anormales, problemas del sistema nervioso central (SNC) y retardo en el crecimiento. Los niños con este síndrome pueden, además, presentar una malformación del cráneo y del encéfalo, y las anomalías del SNC van desde déficit de la atención y problemas de memoria, hasta incapacidad de control del cólera y dificultades en la resolución de problemas y habilidades sociales.

Además, el síndrome alcohólico fetal es 100% prevenible si la mujer no bebe ni una sola gota de alcohol durante el periodo de embarazo, porque al ingerirlo el bebé también lo hace, ya que la sangre de la madre se conecta a la de su feto por medio de la placenta. En el caso de los bebés, es más peligroso porque su hígado y riñones no están formados completamente y, por lo tanto, no pueden desechar las sustancias dañinas para su organismo. Por lo que su desarrollo se ve ralentizado y/o paralizado.

niña SFA

Características faciales del síndrome alcohólico fetal / ADAM

Por esta razón, el alcohol es presentado como la primera causa de discapacidad mental no genética, por lo que se aboga por una tolerancia cero.

A pesar de que en España la cerveza se ha convertido en un hábito extendido, no hay que olvidar que sigue siendo una bebida alcohólica y que su consumo moderado debe ser nulo a la hora de tratar con personas con algún tipo de enfermedad o mujeres embarazadas o que están dando el pecho; puesto que no se conoce ninguna cantidad que no tenga efectos perjudiciales, ni ningún periodo de confianza para consumir alcohol.

Por lo tanto, que nadie les engañe a la hora de beber una copa en ‘festejos’ o comidas familiares en las que se suele recurrir a la famosa frase “una no hace daño”, porque podría ser el comienzo del final no tan feliz para quien vive dentro de un pequeño mundo llamado placenta.

Consultamos a nuestro experto en adicciones, el médico Francisco Pascual:

¿Si estoy embarazada puedo beber cerveza sin alcohol, cerveza 0,0  o  es mejor beber otra cosa?

Si estás embarazada, puedes tomar alguna cerveza 0’0, no cerveza SIN, pues esta tiene un contenido alcohólico, que aunque bajo pasa la barrera placentaria y afecta al feto. Por otro lado, no es conveniente abusar, pues sí que aporta calorías y hay que recordar que al estar embarazada no hay que comer por dos y es más que conveniente controlar el peso.

alcoholembarazoylactancia

También le puede interesar:

El alcohol y el desarrollo embrionario durante el embarazo

Consumir alcohol en el embarazo daña irreversiblemente al bebé

Durante el embarazo y la lactancia alcohol 0

Síndrome Alcohólico Fetal