Cepillos eléctricos o irrigadores bucales ¿Cuál escoger?

salud_bucodental_irrigador_cepillo_electrico

La salud bucodental es una pieza más del engranaje cuando se reestablecen hábitos de vida saludables. Muchas personas con adicción, han dejado durante algún tiempo de cuidar su cuerpo y su mente. Muchos han estado durante años vistiendo con ropa vieja o sucia y arreglándose más bien poco. La adicción lo ocupa todo hasta el punto de olvidar la salud individual. Cuando la persona empieza la rehabilitación, uno de los pasos a trabajar será el cuidado personal, la higiene y por supuesto, la autoestima, que puede estar relacionada con todo lo anterior. La salud bucodental, como el resto, ha sido la gran olvidada durante mucho tiempo y será importante recuperarla de nuevo. Los dentistas recomiendan lavarse los dientes entre 2 y 3 veces al día, después de cada comida: por la mañana, después del desayuno, por el medio día, después de comer y por la noche, después de cenar y antes de irse a la cama.

De forma tradicional, los cepillos manuales han sido los más utilizados, sin embargo, ahora hay otras opciones, como los irrigadores bucales o los cepillos de dientes eléctricos.

¿Cuál es la diferencia entre ambos?

Un cepillo de dientes eléctrico (Cepillodedientes Electrico.Net) posee un cabezal rotatorio que permite prevenir mejor la aparición de sarro y otras afecciones bucales y su mango alargado facilita llegar a zonas de la boca más alejadas. Al ser dinámicos y ejercer movimiento, son mucho más eficaces a la hora de eliminar la placa bacteriana. Habrá que tener en cuenta que el cabezal se debe cambiar con la misma frecuencia que se cambiaría un cepillo manual y por supuesto, hay que recordar cargarlo. No es recomendable que lo utilicen personas con encías muy sensibles o personas que lleven temporalmente Brackets.

Los irrigadores bucales (IrrigadorBucal.Net)  son unos instrumentos que aplican un chorro de agua u otra solución sobre la encía y el cuello del diente. La ventaja es que el chorro de agua puede llegar a cavidades de la boca donde el cepillo no lo hace. Arrastra la placa bacteriana y estimula las encías. Las ventajas son diversas: Ayuda a prevenir la aparición de caries, también previene la halitosis (el mal aliento) y otras enfermedades o alteraciones como la gingivitis o la descalcificación del esmalte.

Una combinación de los dos permite mantener una magnífica higiene bucal y prevenir multitud de problemas de salud bucodental. Los pasos a seguir siempre son:

  1. Cepillar los dientes
  2. Pasar hilo dnetal
  3. Usar el irricador bucal

Estos tres pasos permitirán una mejora considerable de la salud de la boca.

post patrocinado ind

The following two tabs change content below.