Casi el 5% de la población laboral realiza consumos de alcohol de riesgo

Camp-Prev-Lab_emailing_opc1-628x298

Beberse unas copas de vino en las comidas de trabajo, tener un compañero que consume habitualmente en la jornada de laboral y mirar para otro lado sabiendo de sobra que puede constituir un problema grave si provoca un accidente, hacer la vista gorda con un trabajador por no enfrentar un problema son actitudes a veces muy normales que no deberían serlo tanto.
Ese es el concepto en torno al cual gira la campaña de prevención de consumo en el entorno laboral que presenta la Asociación Proyecto Hombre. El objetivo es propiciar la reflexión acerca de la responsabilidad que todos tenemos ante la necesidad de prevenir y ocuparnos como trabajadores/as, directivos/as, responsables de recursos humanos, agentes preventivos…de los problemas relacionados con los consumos en la empresa. Debemos ser conscientes de los serios riesgos que pueden suponer en contextos laborales.

Tal como se señala en la pieza principal de la campaña “Se ve normal si se pasan un poco tomando una copa después de la comida. A veces se produce un accidente porque alguien no estaba en las mejores condiciones. O se mira a otro lado cuando un compañero parece tener ciertas costumbres de consumo…”.

La campaña se dirige principalmente a la población en activo, igualmente a los trabajadores y trabajadoras como a los/las responsables de gestión de las empresas.

Algunos de los datos en los que nos apoyamos para trabajar la prevención de riesgos en el entorno laboral:

  • El 87% de la población laboral entre 16 y 64 años opina que el consumo de alcohol y otras drogas en su lugar de trabajo es un problema importante. (DGPND, 2015)
  • En torno a 1 de cada 4 de las víctimas de accidentes laborales se relacionan con el consumo del alcohol y otras drogas (Fuente: OIT).
  • Entre un 15 y un 30% de las víctimas registradas por accidentes laborales, se relacionan con el uso indebido de alcohol y otras drogas (Organización Internacional del Trabajo- OIT).)
  • Los trabajadores con problemas de consumo de alcohol y otras drogas, presentan un absentismo laboral 2 a 3 veces superior al del resto de los trabajadores. Pierden, de media, unos 45 días de trabajo al año (OIT).
  • Otras consecuencias como mal clima, frustración de la trayectoria profesional, absentismo, mayor número de pausas o ausencias, trabajos de peor calidad, etc.