Drogas de síntesisInformación sobre adicciones

Anfetaminas y drogas de síntesisAnfetaminas y Drogas de síntesis (drogas de diseño)

Francisco Pascual | médico en drogodependencias y colaborador en InDependientes Digital

DEFINICIÓN:

Pastillas de éxtasis / Google Images

Pastillas de éxtasis / Google Images

Algo que frena durante días el apetito, el sueño, las náuseas, el cansancio y el desánimo, eso son las drogas de síntesis según el término científico para referirse a unas sustancias que, aunque existentes hace tiempo, se popularizaron en la última década del siglo XX bajo la equívoca denominación de drogas de diseño. Son sustancias producidas por síntesis química (sin componentes naturales, como ocurre con el hachís o el tabaco), fundamentalmente en laboratorios clandestinos.

Se trata de un conjunto de sustancias psicoestimulantes, en su mayoría derivadas de anfetaminas, asociadas a la cultura del bakalao y los bares de copas. Las drogas de síntesis se presentan habitualmente en forma de comprimidos con colores, imágenes o logotipos llamativos y se las denomina vulgarmente «pastillas».

Se denominan de síntesis ya que por sustitución de grupos moleculares y con estructura básica de feniletilamina se sintetizan nuevas sustancias. 

Francisco Pascual | médico en drogodependencias y colaborador en InDependientes Digital

DEFINICIÓN:

Pastillas de éxtasis / Google Images

Pastillas de éxtasis / Google Images

Algo que frena durante días el apetito, el sueño, las náuseas, el cansancio y el desánimo, eso son las drogas de síntesis según el término científico para referirse a unas sustancias que, aunque existentes hace tiempo, se popularizaron en la última década del siglo XX bajo la equívoca denominación de drogas de diseño. Son sustancias producidas por síntesis química (sin componentes naturales, como ocurre con el hachís o el tabaco), fundamentalmente en laboratorios clandestinos.

Se trata de un conjunto de sustancias psicoestimulantes, en su mayoría derivadas de anfetaminas, asociadas a la cultura del bakalao y los bares de copas. Las drogas de síntesis se presentan habitualmente en forma de comprimidos con colores, imágenes o logotipos llamativos y se las denomina vulgarmente «pastillas».

Se denominan de síntesis ya que por sustitución de grupos moleculares y con estructura básica de feniletilamina se sintetizan nuevas sustancias. 

HISTORIA:

La historia de las drogas de síntesis comienza hacia los años sesenta con la recuperación del MDMA o éxtasis (3,4-metilendioximetanfetamina).

Esta sustancia había sido descubierta en 1912 y patentada en 1914 por la compañía Merck como vasoconstrictora (según otros como anorexígeno), pero nunca llegó a comercializarse.

Esta droga se utilizó entre los soldados durante la segunda guerra mundial e incluso en la guerra civil española.

En los sesenta comenzó a usarse como droga psicoactiva y en los setenta aparecieron los primeros estudios sobre sus efectos.

Drogas de síntesis /Google Images

Drogas de síntesis /Google Images

El perfil más actual de utilización de drogas de síntesis parece iniciarse en 1985 o 1986 en Ibiza. Desde ese momento su uso se ha asociado a fiestas y músicas electrónicas de tipo Acid, Techno.

Parece ser que, después de un período de popularización asociado a la llamada «Ruta del bakalao», el número de consumidores se ha estabilizado en los últimos años y el consumo se ha instaurado en otros ambientes más juveniles.

 USO:

Las pastillas se consumen los fines de semana en ambientes festivos y en compañía de amigos. Lo más frecuente es tomar una o más pastillas por noche, hasta el punto que un 25% de los usuarios toman más de 4 pastillas, y simultanearlas con cannabis, alcohol y tabaco. Menos frecuentemente se asocian a cocaína, otras anfetaminas y algo menos a alucinógenos. Esto supone un gran riesgo sanitario que, en muchas ocasiones, es desconocido para los jóvenes.

Entre estas sustancias se encuentra el éxtasis o ADÁN, el EVA, La píldora del amor (MDA) e incluso el Polvo de Ángel (Feniciclidina)

EFECTOS:

Sus consumidores pretenden facilitar la comunicación y las relaciones personales y conseguir una sensación de euforia, disminuyendo el cansancio, el hambre o la sed.

Existe gran confusión en relación a sus posibles efectos afrodisiacos ya que si bien para algunos autores existe dicho efecto, otros incluso postulan que puede producir dificultad para conseguir la erección y la eyaculación.

Cuando se consume éxtasis, no se debe beber alcohol, ya que puede desencadenar un cuadro conocido como «golpe de calor», con alto riesgo de deshidratación. Se han registrado casos, en los que el consumidor sufre taquicardia, mareos, vómitos, calambres, nerviosismo, e incluso paranoia. Para reducir el riesgo de padecer este síndrome, sólo deben ingerir agua.

Además, como consecuencia de su consumo pueden persistir una serie de efectos residuales, tales como insomnio, agotamiento, depresión, irritabilidad, cefalea y dolores musculares, que desaparecen tras ingerir una nueva dosis.

Podríamos dividir los efectos en cuatro fases.

1)   Pico: a la media hora. Liberación masiva de serotonina. Aumento del ánimo y actividad neuronal.

2)   Valle: 1 ½ – 2 horas. Efectos más placenteros de la serotonina.

3)   Bajada: 4 – 6 horas. Vaciado de serotonina. Disminuye la actividad cerebral ( insomnio – inapetencia – cansancio…) dura 2 horas.

4)   Consecuencias: Efectos residuales. Fatiga – insomnio – pérdida de memoria – irritabilidad – depresión… – paranoia.

CONSECUENCIAS:

Uno de los aspectos más llamativos son los Cambios conductuales como euforia, elevación de la autoestima y desinhibición. Pero pueden producir confusión, ansiedad o agresividad, la depresión que sobreviene tras su retirada puede ser importante y causar claras inclinaciones suicidas.

En principio favorece la empatía, la sociabilidad y la euforia, produce un incremento de la autoestima, desinhibición e incrementa el deseo sexual. Pero acaba provocando locuacidad, inquietud, confusión y agobio.

Los derivados anfetamínicos de síntesis tienen los mismos efectos simpaticomiméticos que las anfetaminas y suelen dar lugar a una hiperhidrosis, visión borrosa, anorexia y elevación de la presión arterial y taquicardia. Sin embargo, todos estos efectos presentan grandes variaciones interpersonales, entre ellos: taquicardia, arritmia e hipertensión, sequedad de boca, sudoración, contracción de la mandíbula, temblores, deshidratación y aumento de la temperatura corporal (hipertermia)

Puede provocar finalmente, crisis de ansiedad, trastornos depresivos y alteraciones psicóticas.

TRATAMIENTO:

         Como con otras drogas, tampoco en estas existe un tratamiento especifico. El enfoque terapéutico debe cubrir los aspectos sintomatológicos, tratando la ansiedad, irritabilidad, depresión y el cuadro orgánico o psiquiátrico acompañante.

El trabajo motivacional para que la persona identifique su problema, la psicoterapia individual o de grupo junto con el apoyo familiar y resolución de conflictos completarán el tratamiento.

HISTORIA:

La historia de las drogas de síntesis comienza hacia los años sesenta con la recuperación del MDMA o éxtasis (3,4-metilendioximetanfetamina).

Esta sustancia había sido descubierta en 1912 y patentada en 1914 por la compañía Merck como vasoconstrictora (según otros como anorexígeno), pero nunca llegó a comercializarse.

Esta droga se utilizó entre los soldados durante la segunda guerra mundial e incluso en la guerra civil española.

En los sesenta comenzó a usarse como droga psicoactiva y en los setenta aparecieron los primeros estudios sobre sus efectos.

Drogas de síntesis /Google Images

Drogas de síntesis /Google Images

El perfil más actual de utilización de drogas de síntesis parece iniciarse en 1985 o 1986 en Ibiza. Desde ese momento su uso se ha asociado a fiestas y músicas electrónicas de tipo Acid, Techno.

Parece ser que, después de un período de popularización asociado a la llamada «Ruta del bakalao», el número de consumidores se ha estabilizado en los últimos años y el consumo se ha instaurado en otros ambientes más juveniles.

 USO:

Las pastillas se consumen los fines de semana en ambientes festivos y en compañía de amigos. Lo más frecuente es tomar una o más pastillas por noche, hasta el punto que un 25% de los usuarios toman más de 4 pastillas, y simultanearlas con cannabis, alcohol y tabaco. Menos frecuentemente se asocian a cocaína, otras anfetaminas y algo menos a alucinógenos. Esto supone un gran riesgo sanitario que, en muchas ocasiones, es desconocido para los jóvenes.

Entre estas sustancias se encuentra el éxtasis o ADÁN, el EVA, La píldora del amor (MDA) e incluso el Polvo de Ángel (Feniciclidina)

EFECTOS:

Sus consumidores pretenden facilitar la comunicación y las relaciones personales y conseguir una sensación de euforia, disminuyendo el cansancio, el hambre o la sed.

Existe gran confusión en relación a sus posibles efectos afrodisiacos ya que si bien para algunos autores existe dicho efecto, otros incluso postulan que puede producir dificultad para conseguir la erección y la eyaculación.

Cuando se consume éxtasis, no se debe beber alcohol, ya que puede desencadenar un cuadro conocido como «golpe de calor», con alto riesgo de deshidratación. Se han registrado casos, en los que el consumidor sufre taquicardia, mareos, vómitos, calambres, nerviosismo, e incluso paranoia. Para reducir el riesgo de padecer este síndrome, sólo deben ingerir agua.

Además, como consecuencia de su consumo pueden persistir una serie de efectos residuales, tales como insomnio, agotamiento, depresión, irritabilidad, cefalea y dolores musculares, que desaparecen tras ingerir una nueva dosis.

Podríamos dividir los efectos en cuatro fases.

1)   Pico: a la media hora. Liberación masiva de serotonina. Aumento del ánimo y actividad neuronal.

2)   Valle: 1 ½ – 2 horas. Efectos más placenteros de la serotonina.

3)   Bajada: 4 – 6 horas. Vaciado de serotonina. Disminuye la actividad cerebral ( insomnio – inapetencia – cansancio…) dura 2 horas.

4)   Consecuencias: Efectos residuales. Fatiga – insomnio – pérdida de memoria – irritabilidad – depresión… – paranoia.

CONSECUENCIAS:

Uno de los aspectos más llamativos son los Cambios conductuales como euforia, elevación de la autoestima y desinhibición. Pero pueden producir confusión, ansiedad o agresividad, la depresión que sobreviene tras su retirada puede ser importante y causar claras inclinaciones suicidas.

En principio favorece la empatía, la sociabilidad y la euforia, produce un incremento de la autoestima, desinhibición e incrementa el deseo sexual. Pero acaba provocando locuacidad, inquietud, confusión y agobio.

Los derivados anfetamínicos de síntesis tienen los mismos efectos simpaticomiméticos que las anfetaminas y suelen dar lugar a una hiperhidrosis, visión borrosa, anorexia y elevación de la presión arterial y taquicardia. Sin embargo, todos estos efectos presentan grandes variaciones interpersonales, entre ellos: taquicardia, arritmia e hipertensión, sequedad de boca, sudoración, contracción de la mandíbula, temblores, deshidratación y aumento de la temperatura corporal (hipertermia)

Puede provocar finalmente, crisis de ansiedad, trastornos depresivos y alteraciones psicóticas.

TRATAMIENTO:

         Como con otras drogas, tampoco en estas existe un tratamiento especifico. El enfoque terapéutico debe cubrir los aspectos sintomatológicos, tratando la ansiedad, irritabilidad, depresión y el cuadro orgánico o psiquiátrico acompañante.

El trabajo motivacional para que la persona identifique su problema, la psicoterapia individual o de grupo junto con el apoyo familiar y resolución de conflictos completarán el tratamiento.

The following two tabs change content below.
Es Doctor en medicina por la Universidad Miguel Hernández de Elche y es Presidente de la Sociedad Española de Estudios del Alcohol el Alcoholismo y otras Toxicomanías (Socidogalcohol). También posee un máster en Drogodependencia y otros trastornos adictivos por la Universidad Alfonso X El Sabio. Es miembro del consejo de redacción de la revista Salud y Drogas, publicada por el Instituto de Investigación de Drogodependencias (INID) de la Universidad Miguel Hernández. Es profesor y colaborador Honorífico de los departamentos de y de Medicina Clínica en la Facultad de medicina de la Universidad Miguel Hernández. Posee el Diploma de Especialización en Alcoholismo por la Universidad Autónoma de Madrid. Es miembro del comité de redacción de la revista Adicciones publicada por Socidrogalcohol. Asimismo, es asesor de la Confederación Española de Adictos en Rehabilitación y Familiares y miembro del Comité Asesor Científico de la Revista Española de Drogodependencias. El doctor Pascual también es colaborador de investigación del INID. También es miembro del grupo de investigación PREVENGO, member of International Scientific Advisory Committee (ISAC) de la Global Addiction Lisboa 2011, Pisa 2013 y Roma 2014. Además es Vicepresidente del Consejo de Salud del Departamento de Alcoy, Representante Español en EUROCARE por parte de SOCIDROGALCOHOL, autor de artículos y libros de adiciones y conferenciante, coordinador de la UCA de Alcoi y Médico asesor y colaborador del Grupo de Alcohólicos Rehabilitados de Alcoy.

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
Francisco Pascual Pastor
Es Doctor en medicina por la Universidad Miguel Hernández de Elche y es Presidente de la Sociedad Española de Estudios del Alcohol el Alcoholismo y otras Toxicomanías (Socidogalcohol). También posee un máster en Drogodependencia y otros trastornos adictivos por la Universidad Alfonso X El Sabio. Es miembro del consejo de redacción de la revista Salud y Drogas, publicada por el Instituto de Investigación de Drogodependencias (INID) de la Universidad Miguel Hernández. Es profesor y colaborador Honorífico de los departamentos de y de Medicina Clínica en la Facultad de medicina de la Universidad Miguel Hernández. Posee el Diploma de Especialización en Alcoholismo por la Universidad Autónoma de Madrid. Es miembro del comité de redacción de la revista Adicciones publicada por Socidrogalcohol. Asimismo, es asesor de la Confederación Española de Adictos en Rehabilitación y Familiares y miembro del Comité Asesor Científico de la Revista Española de Drogodependencias. El doctor Pascual también es colaborador de investigación del INID. También es miembro del grupo de investigación PREVENGO, member of International Scientific Advisory Committee (ISAC) de la Global Addiction Lisboa 2011, Pisa 2013 y Roma 2014. Además es Vicepresidente del Consejo de Salud del Departamento de Alcoy, Representante Español en EUROCARE por parte de SOCIDROGALCOHOL, autor de artículos y libros de adiciones y conferenciante, coordinador de la UCA de Alcoi y Médico asesor y colaborador del Grupo de Alcohólicos Rehabilitados de Alcoy.
Next Article:

0 %

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies