Alcohol, la piedra filosofal para una vida eterna y feliz sin arrugas

fake-1903774_1280

Bulos con respecto al consumo de sustancias y/o adicciones

Los limones  y las cebollas hacen milagros en España. Sirven para todo”. Llegaba a esta conclusión Marian García, autora del blog boticariagarcia.com en el Congreso de la Asociación Nacional de Informadores de Salud. Las múltiples aplicaciones que se le da al limón en ayunas o a la cebolla para quitar la tos, son algunos de los bulos en salud más frecuentes de los que hablaba la farmacéutica como ejemplo.

No, el alcohol no es la piedra filosofal para la vida eterna feliz y sin arrugas, pero son titulares como ese los que usuarios de internet pinchan cada día llenos de curiosidad e intriga. Sin saber que muchos son falsos, que están generados solo para aumentar el número de clicks y que sin duda tiene unas repercusiones sobre la salud y la vida de las personas.

Pero ¿Por qué se empieza un bulo? Por tres posibles objetivos. Muchos empiezan por una necesidad de atacar o perjudicar a alguien. Otros empiezan para “vender la moto”, vender un producto, una empresa, una filosofía de vida… Y, por último, para generar alarma social. La explicación de su rápida difusión es sencilla, las redes sociales y el whatsapp, ellas hacen que proliferen y corran a un ritmo que es casi incontrolable.

La clave para combatir los bulos es la información. Ante la carencia de la misma es cuando surge la perfecta oportunidad de que se generen bulos. Es por este motivo por lo que los bulos se pueden ver cuando ocurren catástrofes o atentados terroristas. Ahí surgen las desinformaciones que dicen que hay tantos muertos o desaparecidos. Ahí, cuando la información no es exacta, cuando no se ha podido dar, es cuando aparecen los bulos. En salud ocurre lo mismo. Y en adicciones existe esa necesidad, dar informaciones, precisamente por esta razón. Durante años el sector que ha trabajado con las adicciones tendía a ayudar y trabajar con y por las personas con trastorno adictivo pero no comunicarlo. ERROR. La falta de comunicación en adicciones ha creado durante años falsas informaciones (bulos), prejuicios, tabús, oscurantismo entorno a la enfermedad y falta de visibilización absoluta.

Una de cada tres falsas noticias que se dan están relacionadas con la salud: “Los bulos son un problema de salud pública”, explicaba Jaime Alapont, coordinador de la plataforma de pacientes SEMERGEN. ¿Cómo combatirlas si la desinformación e infoxicación está en el propio Google? En el buscador más universal del mundo se pueden encontrar sensacionales informaciones y los bulos de salud más grandes.

¿Cuáles son los bulos más extendidos con respecto al consumo de sustancias?

El alcohol es el máximo exponente dentro de las noticias-bulo, seguido por el cannabis. El propio Google advierte de los beneficios de consumir alcohol:

busqueda

Ejemplo de bulos muy escuchados con respecto al alcohol:

BULO 1. El alcohol es bueno para la salud

Lo que dicen: El consumo diario y moderado de alcohol es bueno para el organismo

La realidad: El alcohol siempre es un tóxico para el organismo. No hay ningún consumo seguro para el cuerpo. Si se consume de forma moderada, sin tener ningún problema de adicción, no tiene porqué resultar perjudicial pero tampoco beneficioso, porque siempre es un tóxico.

BULO 2. El alcohol (casi siempre el vino) es cardioprotector.

Lo que dicen: Beber un vaso de vino en las comidas protege al corazón por las propiedades antioxidantes del mismo.

La realidad: “El consumo moderado de alcohol se relaciona con más riesgo de presentar un infarto de miocardio o un accidente cerebrovascular a las pocas horas”  (Para leer el artículo completo pinche: https://espanol.medscape.com/verarticulo/5900243.)

BULO 3. El alcohol previene el cáncer

Lo que dicen: El vino tinto previene la aparición de cáncer

La realidad: Numerosos estudios científicos relacionan el consumo de alcohol con el desarrollo de muchos tipos de cáncer.

BULO 4. El alcohol previene enfermedades neurológicas y es bueno para el cerebro

Lo que dicen: El consumo diario de alcohol, moderado, puede ayudar a prevenir enfermedades como el Alzheimer o accidentes cerebrovasculares.

La realidad: El alcohol es siempre un tóxico. Además, es depresor del sistema nervioso central y afecta de forma directa al cerebro, a la corteza prefrontal, la encargada de la toma de decisiones racionales.

Ejemplos de bulos escuchados con respecto al cannabis:

BULO 1. El cannabis es bueno porque es una sustancia natural

Lo que se dice: La marihuana se extrae de una planta y como tal es natural y no puede ser mala para la salud.

La realidad: Los venenos más potentes del mundo son plantas naturales y no por ello significa que sea beneficioso para la salud. La realidad es que la planta tiene muchos componentes, más de 400 fitocannabinoides, algunos de ellos como el THC responsables de generar adicción. Otros, como el cannabidiol, que se han demostrado con efectos terapéuticos (aplicación médica) de forma aislada pero no consumiendo todos sus componentes.  Lea también el reportaje sobre Uso terapéutico del cannabis.

BULO 2. Es más natural que el tabaco

Lo que dicen: El tabaco es muy malo porque produce adicción, tiene componentes cancerígenos como el alquitrán y hace mucho daño a los pulmones

La realidad: El cannabis casi siempre (según las encuestas del PNSD) se fuma mezclándolo con el tabaco, por lo que a los perjuicios del tabaco, hay que sumarle los del cannabis. Además, el cannabis también produce adicción y al ser fumado produce daño pulmonar.

BULO 3. El cannabis tiene propiedades curativas

Lo que se dice: Debe regularse el uso medicinal porque se ha comprobado que terapéuticamente es bueno para curar enfermedades

La realidad: No todos los componentes son terapéuticos, solo algunos de ellos. La regulación siempre es necesaria pero sin confundir la necesidad terapéutica (médica) para tratar enfermedades muy concretas (glaucoma, reducir náuseas producidas por la quimioterapia en un cáncer, etc.) con el uso recreativo. Uno no puede ser justificación del otro y siempre debe estar controlado, como cualquier medicamento, por un médico y una receta.

long-25529_1280

Tras estos ejemplos, recomendaciones para evitar bulos en salud y concretamente en el consumo de sustancias, adicciones y drogodependencias:

  1. Seguir cuentas oficiales
  2. Verificar el perfil y biografía de la persona y/o entidad que emite información
  3. Usar hastags oficiales
  4. Seguir los enlaces a webs oficiales
  5. Geoposicionar fotografías
  6. Comprobar la hora y fecha de la información
  7. No fiarse de todo lo que se difunde por las redes sociales o Whatasapp
  8. Ayuda a difundir aquellas informaciones que sabes seguro que son fiables
  9. Comprueba que quién difunde la información lo hace en base a evidencia científica, por ejemplo, en adicciones, sociedades científicas, artículos de investigación con un número de muestra elevado, publicado en revistas científicas de peso (Adicciones, Natural, British Medical Journal, etc.)
  10. Contrasta información. Antes de creer nada, comprueba si está publicado en más medios, si hay voces contrarias, analiza porqué pueden ser contrarias (por ejemplo, hay artículos científicos que detrás están financiados por la industria alcoholera)
  11. Avisa de los bulos a iniciativas como  http://saludsinbulos.com/ #StopBulos
The following two tabs change content below.
Mireia Pascual Mollá
Editora de la Revista InDependientes. Además periodista en gabinete de prensa de Socidrogalcohol y CAARFE. Coordinadora de la campaña #RompeElEstigma. Monitora y periodista en GARA Alcoy. Colaboradora de Radio Alcoy, El Gratis y Hoja del Lunes. Miembro del Instituto de Investigación en Drogodependencias de la UMH y secretaria técnica de la publicación Health and Addictions. Vocal de la Junta de la Asociación de la Prensa de Alicante y miembro de la Asociación Nacional de Informadores de Salud.