Adicciones y Obesidad

adicciones_obesidad

Existen hábitos de conducta, que en determinadas circunstancias, pueden convertirse en adictivos e interferir de forma grave en la vida de las personas afectadas. Este podría ser el caso de la adicción a la comida. Cualquier actividad normal percibida como placentera es susceptible de convertirse en una conducta adictiva. Lo que define a esta última es que la persona pierde el control cuando desarrolla una actividad determinada y continúa con ella a pesar de las consecuencias adversas, por lo tanto, se adquiere una dependencia cada vez mayor de esa conducta (Fernández y López, 2010).

El atracón de comida como tal no está reconocida en el DSM-V (Manual de la Asociación Americana de Psiquiatría) como una adicción, se sigue debatiendo si el trastorno por atracón de comida se trata de un trastorno de alimentación o de un trastorno adictivo. Un trastorno puede ser la anorexia, la bulimia o la obesidad. En ellos hay involucrados sistemas de recompensa y circuitos cerebrales que se asemejan a los que se producen en personas con adicciones cuando consumen sustancias adictivas. A la vez, los comportamientos y la perdida de autocontrol recuerdan mucho a lo que se produce en las personas con trastornos por uso de sustancias. Sea como sea, lo cierto es que causa multitud de problemas sobre la salud de la persona y sea un trastorno de alimentación o adictivo, lo cierto es que se necesita de un tratamiento psicológico o psiquiátrico.

Pero además en algunas ocasiones, si se ha desarrollado una obesidad o un sobrepeso, por ejemplo, va a ser de ayuda algún otro tipo de técnicas. Algunas de estas técnicas consisten en la  reducción vía endoscópica del estómago, a esto se le denomina método Pose. El tratamiento de la obesidad con el objetivo de adelgazar puede pasar también por otras técnicas de endoscopia bariátrica como el balón ingerible, el balón gástrico o el método Aspire, además del método Pose anteriormente definido.

La obesidad es una enfermedad que se caracteriza por la acumulación de grasa excesiva en el cuerpo y que puede derivar en multitud de enfermedades cardiovasculares, así como de otro tipo. Se trata de una enfermedad prevenible y que acorta la vida de la persona considerablemente.

La pérdida de peso es el punto de partida para poder iniciar un cambio en el estilo de vida, aunque será necesario acompañarlo de una buena alimentación, ejercicio físico y en ocasiones de un trabajo terapéutico, que permita trabajar los aspectos propios de la adicción o de la pérdida del control de los impulsos.

Lo que está claro es que la rehabilitación de cualquier adicción o trastorno de alimentación pasa por trabajar y adquirir nuevos hábitos de vida y dirigirlos hacia un día a día más saludable.

post patrocinado ind

The following two tabs change content below.
Independientes
Revista especializada en adicciones