Adicciones ¿De qué estamos hablando?

Desde hoy y con cierta frecuencia, el doctor Francisco Pascual, que se encarga de responder las preguntas y dudas de nuestros lectores en la sección ‘ Consultorio’ de este medio digital, nos explicará paso a paso cada unas de las drogas que existen, con sus efectos y su historia. Aprovechamos para enriquecer este espacio y lo enmarcamos a archivarlo en la sección de ‘Información sobre drogas’. Espero disfruten de lo que nos puede aportar un profesional:

Francisco Pascual | Doctor en Salud Pública. Máster en Drogodependencias, especialista Universitario en Alcoholismo y  colaborador Honorífico Universidad Miguel Hernández.

Nos proponemos a partir de este mes presentar una serie de entregas sobre distintos aspectos de las adicciones, aspectos relacionados con la prevención, el tratamiento o simplemente informativos.

Cada vez el campo de las adicciones se ha ido ampliando más, y ahora ya no hablamos solo de adicciones a sustancias o drogas, también existen las dependencias sin sustancia o sociales.

Desde hoy y con cierta frecuencia, el doctor Francisco Pascual, que se encarga de responder las preguntas y dudas de nuestros lectores en la sección ‘ Consultorio’ de este medio digital, nos explicará paso a paso cada unas de las drogas que existen, con sus efectos y su historia. Aprovechamos para enriquecer este espacio y lo enmarcamos a archivarlo en la sección de ‘Información sobre drogas’. Espero disfruten de lo que nos puede aportar un profesional:

Francisco Pascual | Doctor en Salud Pública. Máster en Drogodependencias, especialista Universitario en Alcoholismo y  colaborador Honorífico Universidad Miguel Hernández.

Nos proponemos a partir de este mes presentar una serie de entregas sobre distintos aspectos de las adicciones, aspectos relacionados con la prevención, el tratamiento o simplemente informativos.

Cada vez el campo de las adicciones se ha ido ampliando más, y ahora ya no hablamos solo de adicciones a sustancias o drogas, también existen las dependencias sin sustancia o sociales.

adictosVamos a realizar un recorrido por medio de estas páginas para poder entender los distintos conceptos que definen y nos hacen comprender mejor de que hablamos cuando nos referimos a una adicción.

Hablaremos de las drogas legales, alcohol, fármacos y tabaco; de las ilegales, cannabis, cocaína, heroína y de las drogas emergentes. Daremos un repaso a la ludopatía, la adicción a las compras, el sexo o el culto al cuerpo y también a las nuevas tecnologías.

Porqué aparecen, cuándo representan un problema, cómo abordarlo y dónde acudir, cuando se precisa tratamiento u orientación.

Podemos empezar con la definición de adicción:

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la adicción a una sustancia o droga es el consumo repetido de una o varias sustancias que actúan en el cerebro (psicoactiva),  alterando la conducta de la persona o provocando algún tipo de cambio en el funcionamiento del organismo, hasta el punto de que el consumidor se intoxica periódicamente o de forma continua, muestra un deseo que no puede controlar (compulsivo) de consumir la sustancia preferida, tiene una enorme dificultad para interrumpir voluntariamente o modificar el consumo de la sustancia y se muestra decidido a obtener la droga por cualquier medio.

Esta misma forma de actuar se ha hecho extensiva a otros comportamientos humanos y por eso hablamos también de adicción en el caso de ciertas conductas compulsivas, en las que no tiene porqué existir un consumo de droga.

La OMS recomendó que se dejara de utilizar el término adicción a favor del de dependencia. La dependencia puede tener varios grados de severidad, según la intensidad en el deseo o la necesidad de repetir la conducta, o de consumir la sustancia.

Así pues a efectos prácticos las palabras adicción y dependencia las utilizaremos como sinónimos, ya que ambas definen en sentido general el estado de necesitar o depender de algo o de alguien, ya sea como apoyo, para funcionar o incluso para poder vivir día a día.

¿Cómo una sustancia o comportamiento puede llegar a convertirse en una dependencia?

En cualquier momento de nuestra vida todos podemos hacer un Uso de una sustancia, una copa, una pastilla para dormir… o de un comportamiento, jugar a la tragaperras o preocuparnos por nuestra imagen, pero este hecho puntual no debe representar ningún problema

No obstante vamos a analizar que puede pasar y para ello y como ejemplo vamos a poner como punto de partida el consumo de una droga.

Cuando una persona consume por primera vez una droga, lo hace buscando que le aporte algo placentero (Acción Reforzante Positiva), por ejemplo: relajarse, estar contento, no notar dolor, animarse, perder la vergüenza, dormir, reir, etc…

Pues bien si el resultado es el deseado, la persona volverá a consumir cada vez que necesite o se encuentre delante de una misma situación, lo que se va a convertir en un Uso continuado.

Pongamos el caso que una persona que es tímida y necesita hablar con alguien, antes de hacerlo se toma dos cubatas y tiene la sensación que se desenvuelve mejor, pues bien cada vez que tenga que hablar con alguien que le imponga, recurrirá a tomarse ese par de copas, lo mismo sucede para otras sustancias o en el juego, apuesto corro un riesgo, me divierto e incluso puedo ganar algo.

Pero precisamente esa acción reforzante positiva, esa sensación de sacar algo, provocará que la conducta se repita, una y otra vez, pero con una diferencia, serán bastantes dos copas, o el cuerpo se acostumbra y cada vez tendrá que consumir más cantidad para notar los efectos que busca. Pues bien eso es lo que llamamos Tolerancia, necesidad de aumentar la cantidad para que el resultado sea el que se busca.

Y cuando se aumenta el número de veces que alguien repite una conducta o la cantidad de lo que se toma o se hace, aparece el Abuso, es decir ocupar más tiempo del previsto, abandonar otras actividades, gastar más dinero o aparecer otras complicaciones incluso de tipo físico o psíquico, la más frecuente la ansiedad.

Pero esto se puede complicar más, si llegado el momento la persona no puede prescindir de la conducta o del consumo y si cuando prescinde incluso se encuentra mal, aparece la necesidad, la Dependencia, y resulta que a partir de ahí la persona no consume, juega o compra porque quiere, lo hace porque necesita hacerlo, para no estar mal, para sentirse bien, lo hace porque está ya enfermo y ya no es su voluntad la que rige, es la droga o la conducta que le ha atrapado.

Está claro que influyen factores personales, ambientales, familiares, incluso genéticos que son los que explicarían porqué entre dos personas que hacen o consumen lo mismo una terminará siendo un enfermo, un dependiente (adicto) y el otro no.

Pero esto lo hablaremos en la próxima entrega.

adictosVamos a realizar un recorrido por medio de estas páginas para poder entender los distintos conceptos que definen y nos hacen comprender mejor de que hablamos cuando nos referimos a una adicción.

Hablaremos de las drogas legales, alcohol, fármacos y tabaco; de las ilegales, cannabis, cocaína, heroína y de las drogas emergentes. Daremos un repaso a la ludopatía, la adicción a las compras, el sexo o el culto al cuerpo y también a las nuevas tecnologías.

Porqué aparecen, cuándo representan un problema, cómo abordarlo y dónde acudir, cuando se precisa tratamiento u orientación.

Podemos empezar con la definición de adicción:

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la adicción a una sustancia o droga es el consumo repetido de una o varias sustancias que actúan en el cerebro (psicoactiva),  alterando la conducta de la persona o provocando algún tipo de cambio en el funcionamiento del organismo, hasta el punto de que el consumidor se intoxica periódicamente o de forma continua, muestra un deseo que no puede controlar (compulsivo) de consumir la sustancia preferida, tiene una enorme dificultad para interrumpir voluntariamente o modificar el consumo de la sustancia y se muestra decidido a obtener la droga por cualquier medio.

Esta misma forma de actuar se ha hecho extensiva a otros comportamientos humanos y por eso hablamos también de adicción en el caso de ciertas conductas compulsivas, en las que no tiene porqué existir un consumo de droga.

La OMS recomendó que se dejara de utilizar el término adicción a favor del de dependencia. La dependencia puede tener varios grados de severidad, según la intensidad en el deseo o la necesidad de repetir la conducta, o de consumir la sustancia.

Así pues a efectos prácticos las palabras adicción y dependencia las utilizaremos como sinónimos, ya que ambas definen en sentido general el estado de necesitar o depender de algo o de alguien, ya sea como apoyo, para funcionar o incluso para poder vivir día a día.

¿Cómo una sustancia o comportamiento puede llegar a convertirse en una dependencia?

En cualquier momento de nuestra vida todos podemos hacer un Uso de una sustancia, una copa, una pastilla para dormir… o de un comportamiento, jugar a la tragaperras o preocuparnos por nuestra imagen, pero este hecho puntual no debe representar ningún problema

No obstante vamos a analizar que puede pasar y para ello y como ejemplo vamos a poner como punto de partida el consumo de una droga.

Cuando una persona consume por primera vez una droga, lo hace buscando que le aporte algo placentero (Acción Reforzante Positiva), por ejemplo: relajarse, estar contento, no notar dolor, animarse, perder la vergüenza, dormir, reir, etc…

Pues bien si el resultado es el deseado, la persona volverá a consumir cada vez que necesite o se encuentre delante de una misma situación, lo que se va a convertir en un Uso continuado.

Pongamos el caso que una persona que es tímida y necesita hablar con alguien, antes de hacerlo se toma dos cubatas y tiene la sensación que se desenvuelve mejor, pues bien cada vez que tenga que hablar con alguien que le imponga, recurrirá a tomarse ese par de copas, lo mismo sucede para otras sustancias o en el juego, apuesto corro un riesgo, me divierto e incluso puedo ganar algo.

Pero precisamente esa acción reforzante positiva, esa sensación de sacar algo, provocará que la conducta se repita, una y otra vez, pero con una diferencia, serán bastantes dos copas, o el cuerpo se acostumbra y cada vez tendrá que consumir más cantidad para notar los efectos que busca. Pues bien eso es lo que llamamos Tolerancia, necesidad de aumentar la cantidad para que el resultado sea el que se busca.

Y cuando se aumenta el número de veces que alguien repite una conducta o la cantidad de lo que se toma o se hace, aparece el Abuso, es decir ocupar más tiempo del previsto, abandonar otras actividades, gastar más dinero o aparecer otras complicaciones incluso de tipo físico o psíquico, la más frecuente la ansiedad.

Pero esto se puede complicar más, si llegado el momento la persona no puede prescindir de la conducta o del consumo y si cuando prescinde incluso se encuentra mal, aparece la necesidad, la Dependencia, y resulta que a partir de ahí la persona no consume, juega o compra porque quiere, lo hace porque necesita hacerlo, para no estar mal, para sentirse bien, lo hace porque está ya enfermo y ya no es su voluntad la que rige, es la droga o la conducta que le ha atrapado.

Está claro que influyen factores personales, ambientales, familiares, incluso genéticos que son los que explicarían porqué entre dos personas que hacen o consumen lo mismo una terminará siendo un enfermo, un dependiente (adicto) y el otro no.

Pero esto lo hablaremos en la próxima entrega.

 

 

The following two tabs change content below.
Francisco Pascual Pastor
Es Doctor en medicina por la Universidad Miguel Hernández de Elche y es Presidente de la Sociedad Española de Estudios del Alcohol el Alcoholismo y otras Toxicomanías (Socidogalcohol). También posee un máster en Drogodependencia y otros trastornos adictivos por la Universidad Alfonso X El Sabio. Es miembro del consejo de redacción de la revista Salud y Drogas, publicada por el Instituto de Investigación de Drogodependencias (INID) de la Universidad Miguel Hernández. Es profesor y colaborador Honorífico de los departamentos de y de Medicina Clínica en la Facultad de medicina de la Universidad Miguel Hernández. Posee el Diploma de Especialización en Alcoholismo por la Universidad Autónoma de Madrid. Es miembro del comité de redacción de la revista Adicciones publicada por Socidrogalcohol. Asimismo, es asesor de la Confederación Española de Adictos en Rehabilitación y Familiares y miembro del Comité Asesor Científico de la Revista Española de Drogodependencias. El doctor Pascual también es colaborador de investigación del INID. También es miembro del grupo de investigación PREVENGO, member of International Scientific Advisory Committee (ISAC) de la Global Addiction Lisboa 2011, Pisa 2013 y Roma 2014. Además es Vicepresidente del Consejo de Salud del Departamento de Alcoy, Representante Español en EUROCARE por parte de SOCIDROGALCOHOL, autor de artículos y libros de adiciones y conferenciante, coordinador de la UCA de Alcoi y Médico asesor y colaborador del Grupo de Alcohólicos Rehabilitados de Alcoy.
Francisco Pascual Pastor

Latest posts by Francisco Pascual Pastor (see all)