Adicción acompañada de trastorno psiquiátrico

Entrevista a un adicto en Proyecto Hombre Madrid

Proyecto Hombre Madrid es una organización sin ánimo de lucro que desde 1984 trabaja para ayudar a las personas en dificultad o en desventaja social, contribuyendo a que puedan desarrollarse personalmente, recobren su autonomía y se integren en la sociedad, a través de programas (tratamiento y prevención)  y acciones terapéutico-educativas estructuradas según las necesidades de los diferentes perfiles: personas con problemas de adicción (con y sin sustancia), menores en dificultad y/o conflicto social, así como otros sectores de la población (inmigrantes, mujeres en dificultad social, reclusos, etc.).

En relación a la ayuda que presta Proyecto Hombre Madrid a personas con problemas de adicción, entre sus múltiples servicios se encuentra su centro de día de patología dual. La patología dual es el término utilizado en aquellas personas que presentan simultáneamente un trastorno mental y uno de índole adictiva, como por ejemplo, una persona con esquizofrenia y abuso de cocaína.

El centro de día de patología dual de Proyecto Hombre Madrid es un dispositivo para el tratamiento específico de pacientes que sufren un trastorno mental junto con uno adictivo. Se trata de un tratamiento integral y multidisciplinar, donde se tratan a la vez la conducta adictiva así como el trastorno mental; este tratamiento simultáneo favorece la recuperación y mejora del pronóstico. Para más información sobre este centro podéis consultar su página web pinchando aquí.

A continuación se expone un breve resumen de una entrevista realizada a un usuario de Proyecto Hombre Madrid. Se trata de un varón de 39 años, bipolar con historia de consumo de cocaína. Su nombre y datos personales no serán expuestos en la entrevista; nos referiremos a dicho usuario con la letra E de entrevistado.

terapia de grupo

El entrevistado accedió de muy buenas maneras a realizar la entrevista, respondiendo a todas las preguntas realizadas a pesar de ser una persona de pocas palabras. La entrevista se organizó de la siguiente manera: preguntas sobre el “antes” de la historia consumo, preguntas sobre el “durante” y preguntas sobre el “después”.

Para empezar, el entrevistado habla sobre su diagnóstico bipolar; comenta que en un primer momento le habían diagnosticado esquizofrenia pero finalmente el diagnóstico más preciso fue bipolaridad. Además, E comenta que, a pesar de no saber con certeza si su diagnóstico brotó a raíz del consumo, sí que empeoraban sus síntomas cuando consumía. En relación al consumo, E se inició a una pronta edad (13-14 años) con el consumo esporádico de marihuana y hachís; y al igual que muchas personas, creía que eso de “ser adicto” no le iba a pasar a él. Su motivo de empezar a consumir coincide con una gran mayoría de los jóvenes de hoy en día: comienza a consumir porque los demás lo hacen. En el caso de E, lo probó, le gustó y continuó haciéndolo. Posteriormente E fue pasando a otras drogas como la cocaína. Fue cuando empezó a trabajar por las noches (en la época de los 20 años) cuando se dio cuenta de que consumía a diario y de que vivía por y para la sustancia. Su vida solo se centraba en la sustancia, lo demás le daba igual. Al igual que le sucedió a E, muchos adictos rechazan actividades que antes disfrutaban para poner en primer lugar a la sustancia.

El entrevistado comenta que antes de llegar a Proyecto Hombre, acudió a otro centro donde completó un año de tratamiento y consiguió estar 5 años sin consumir. Sin embargo, volvió a consumir con la idea de que si otros pueden consumir de vez en cuando sin tener una adicción, ¿por qué yo no? El consumo esporádico acabó en una recaída que duró algo más de un año. Finalmente, E toma la decisión de dejar el consumo definitivamente y acude a Proyecto Hombre Madrid.

El entrevistado cuenta que cuando decidió acudir a Proyecto Hombre se encontraba, en palabras suyas,  “un poco desesperado de la vida” pero gracias a la atención y tratamientos recibidos fue recuperando ilusiones y motivaciones que había perdido durante la época de consumo. Actualmente E lleva abstinente casi un año y además comenta que sus síntomas de bipolaridad se mantienen bastante estables. Tras el consumo, la vida de E es ahora ordenada y sana, queda con sus amigos, se ocupa de su casa y de las facturas, y, por supuesto, se ha reincorporado, con muchas ganas, a la vida laboral. En definitiva, E lleva una vida normal. Sin embargo, E comenta que todavía se considera un adicto y que nunca va a dejar de considerarse como tal, ya que cree que en el momento en el que vuelva a consumir, recaerá. Su idea se basa en la idea de que existen personas que, por ejemplo, beben alcohol esporádicamente sin tener ninguna dependencia a la sustancia, pero que otras personas no.

Finalmente, para E, estar sin consumir es sinónimo de “libertad”.

Entrevista a parte, es importante recalcar que las personas con un problema de adicción, así como las personas con patología dual, son, ante todo, personas. Son personas con un problema, un problema que van a superar. Evitemos las etiquetas y acabemos con el estigma. 

The following two tabs change content below.
Karen Acuna

Karen Acuna

Psicóloga con gran interés en el ámbito de las adicciones y futura magíster en Inteligencia Emocional e Intervención en Salud y Emociones