20 cosas que hay que saber sobre las sectas

sectas_adicicones

1. Las sectas nunca se presentan diciendo que lo son; se camuflan bajo el disfraz de grupos o asociaciones altruistas, filosóficos, culturales, etc, para ocultar sus verdaderas intenciones.

2. Realizan cursos, talleres, conferencias y/o seminarios gratuitos o de muy bajo coste para conseguir captar nuevos miembros. Se anuncian sobre todo en redes sociales y carteles.

3. El objetivo de una secta no es conseguir dinero, es conseguir PODER sobre la mente de sus miembros. Una vez que logran esto, consiguen todo lo demás (sexo, estabilidad económica…).

4. Utilizan contenidos interesantes y actuales para “captar” la atención (ej. feminismo, política, emprendimiento, crecimiento personal, coaching, etc). Suelen ofrecer soluciones rápidas y eficaces a problemas de salud o emocionales. Cuidado.

5. La mayoría pasan desapercibidas o tienen una apariencia elitista y muy cuidada. Olvida la idea de secta como grupo extravagante y fácilmente identificable.

6. Uno no “cae” en una secta; es la secta la que te busca y atrapa. Identifica tus necesidades, inquietudes y carencias al momento y las utiliza para manipularte.

7. Una persona no “entra” voluntariamente en una secta; es manipulada de forma sutil y constante a través de estrategias de persuasión coercitiva. Una secta te convencerá de que la arena es comestible y tú te sentirás agradecido de poder hacerlo.

8. Los miembros de una secta no piensan, ni de lejos, que están en una secta, sienten que forman parte de “algo grande” y exclusivo a lo que sólo los mejores o “elegidos” pueden aspirar.

9. La doctrina de un grupo no lo hace peligroso, la manipulación que éste ejerce sobre sus miembros, sí. No es cuestión de religión ni de ideologías más o menos inmorales; un grupo que defienda los derechos de los animales también podría ser una secta.

10. Los momentos de “bajón” y crisis vital nos hacen más vulnerables a ser captados, pero no es necesario pasar por un mal momento para caer en redes sectarias. Estar informado ayuda a que esto no ocurra. 

11. Una secta puede captarte en la universidad, en un centro comercial, en la entrada de un hospital, a la salida del metro… en cualquier situación en la que logren captar tu atención y accedas a recibir información.

12. El mayor temor del sectadependiente es ser excluido del grupo. La secta te hace creer que la vida exterior es peligrosa o imposible de afrontar sin su ayuda.

13. A una secta no le interesa la persona, le interesa lo que ésta puede aportar al grupo, y esto SIEMPRE se enfocará a satisfacer los deseos y objetivos del líder.

14. No toda la manipulación que ejerce la secta es psicológica; también  controlan el ambiente, la información, el lenguaje, los hábitos de descanso y alimentación, el tiempo de ocio, las relaciones sociales, etc.

15. No hace falta ser raro, ingenuo o tener problemas psicológicos para caer en redes sectarias; no hay un perfil de víctima de estos grupos.

16. Es frecuente que la víctima desarrolle una dependencia patológica al grupo (Sectadependencia) por la que se vuelve incapaz de hacer su vida fuera del mismo. Se trata de un tipo de adicción sin sustancia.

17. En esta adicción, es complicado que la persona reconozca la nocividad del grupo. Está manipulada. Es la familia, casi siempre, la que se percata del problema y busca ayuda.

18. Los daños de la manipulación sectaria son similares o mayores a los del maltrato físico. El suicidio, el abuso sexual y otros actos delictivos representan un extremo de esta manipulación y no siempre se dan.

19. Las víctimas de sectas con frecuencia terminan aisladas de su familia y pierden su identidad y planes de vida (abandono de estudios, pérdida del trabajo, ruptura amorosa, etc); como ocurre en el resto de adicciones.

20. Que exista tan poco conocimiento respecto a las sectas no quiere decir que no existan o que sea un tema poco importante. Se estima que en España existen más de 300 sectas; alrededor de 500.000 víctimas.

The following two tabs change content below.
Ana Castaño

Ana Castaño